Por Rick Warren

“Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; tú me formaste en el vientre de mi madre! Te alabo porque tus obras son formaformidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido! Aunque en lo íntimo me diste forma, y en lo más secreto me fui desarrollando, nada de mi cuerpo te fue desconocido. Con tus propios ojos viste mi embrión; todos los días de mi vida ya estaban en tu libro; antes de que me formaras, los anotaste, y no faltó uno solo de ellos.” (Salmos 139:13-16 RVC)

Dios nunca desperdicia una experiencia. Romanos 8:28 nos recuerda, “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito” (NVI).

En la Iglesia Saddleback, ayudamos a las personas a considerar cinco áreas de experiencia que influirán el tipo de ministerio que va mejor con su forma

  1. Experiencias educacionales: ¿Cuáles eran tus materias favoritas en la escuela?
  2. Experiencias vocacionales: ¿Cuáles trabajos has disfrutado y obtenido éxitos mientras los hacías?
  3. Experiencias espirituales: ¿Cuáles han sido los tiempos decisivos y significativos con Dios en tu vida?
  4. Experiencias ministeriales: ¿Cómo has servido a Dios en el pasado?
  5. Experiencias dolorosas: ¿Cuáles son los problemas, heridas, y pruebas de las que has aprendido?

Tu FORMA ha sido determinada soberanamente por Dios para Su propósito, así que no debes estar resentido o rechazarla. ¿Quién eres tú para pedirle cuentas a Dios?¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: “¿Por qué me hiciste así?” ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios?” (Romanos 9:20-21 NVI).

En lugar de intentar rediseñarnos a nosotros mismos para ser como alguien más, deberíamos celebrar la FORMA que Dios nos ha dado a cada uno.

Entender tu FORMA construye autoestima. Hay una epidemia de baja autoestima en nuestra sociedad actual. La mayoría de las personas no se gustan así mismas. Los estudios revelan que una de las razones es que más del 50 por ciento de todas las personas están en el trabajo equivocado. Creo que la autoestima genuina – opuesta a la autoestima psicológica de la cultura moderna – está construida en dos verdades bíblicas. No se trata de levantarte tú mismo con tu fuerza o pensar positivamente o la filosofía “Yo estoy bien; tú no eres la gran cosa”. La autoestima genuina está basada en tu relación con Jesús y el saber para qué él te ha creado.

Reflexiona sobre esto:

¿Que revelan estos pasajes Bíblicos sobre tu FORMA?

  • Trae a todo el que sea llamado por mi nombre, al que yo he creado para mi gloria, al que yo hice y formé.” (Isaías 43:7 NVI).
  • “Al pueblo que formé para mí mismo, para que proclame mi alabanza.” (Isaías 43:21 NVI).
  • “Él contempla desde su trono a todos los habitantes de la tierra. Él es quien formó el corazón de todos, y quien conoce a fondo todas sus acciones.” (Salmos 33:14-15 NVI).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s