Estudio Bíblico: Mantenlo Simple

Por Rick Warren

“Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno.” (Salmos 139:23-24 NVI)

poster_simple_de_mantenloUna vez que te has convencido de que un tiempo diario a solas con Dios es necesario para tu crecimiento espiritual, ¿qué debes que hacer para tenerlo? Puede que estés motivado, pero no sabes cómo hacerlo una realidad.

Alguien ha dicho: “Si apuntas a nada, ¡de seguro le acertarás!” Para tener un tiempo devocional significativo, necesitas un plan o algún tipo de bosquejo general a seguir.

La principal regla es esta: mantén tu plan simple.

Primero, asegúrate de tener una Biblia de versión contemporánea, un cuaderno para anotar lo que el Señor te muestre y para hacer una lista de oración, y un himnario en caso de que quieras cantar alabazas.

Luego, sigue estos tres sencillos pasos: relájate, pide y lee.

  1. Espera en Dios (relájate). Está quieto por un minuto; no entres apresuradamente en la presencia de Dios ni comiences a hablar de inmediato. Sigue el consejo de Dios: “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.” (Salmos 46:10a NVI). Está quieto por un momento a fin de tener una actitud reverente.
  2. Ora brevemente (pide). Este no es tu tiempo de oración, sino una breve oración de apertura para pedir a Dios que limpie tu corazón y te guíe en ese tiempo juntos. ¡Debes estar sintonizado con el Autor antes de que puedas comprender su Libro! Dos buenos pasajes para memorizar de la Escritura son Salmos 139:23-24 y Salmos 119:18
  • Lee una sección de las Escrituras (lee). Aquí es donde comienza tu conversación con Dios. Él te habla a través de su Palabra, y tú le hablas en oración. Lee tu Biblia:
  • Pausadamente. No lo hagas apurado; no trates de completar un pasaje demasiado largo; no corras en la  lectura.
    Repetidamente. Lee un pasaje una y otras vez hasta que comiences a comprenderlo en tu mente.
  • Sin detenerte. No te detengas en medio de una frase para salirte por la tangente y comenzar un estudio doctrinal. Lee esa sección por el puro gozo de hacerlo, y permite que Dios te hable.
    En voz alta, pero con bajo volumen. Leer en voz alta aumentará tu concentración. También te ayudará a comprender mejor lo que lees porque lo verás y lo escucharás. Lee, sin embargo, con un volumen bajo para no perturbar a nadie.
  • Sistemáticamente. No use el método de “leer donde te caiga el dedo” — un pasaje aquí, un capítulo allá, lo que te gusta más aquí, una porción interesante allá. Lee la Biblia tal como fue escrita: un libro o carta a la vez, ordenadamente.

Reflexiona sobre esto:

  1. ¿Por qué es importante escribir lo que Dios te dice o te muestra, en tu tiempo a solas con él?
  2. ¿Que necesitas cambiar en tu horario cada día para tener un tiempo a solas con Dios suficiente como para cubrir cada uno de esos pasos?
  3. ¿Qué otros aspectos de tu tiempo aparte te ayudarán a permanecer enfocado y tener un tiempo con Dios verdaderamente significativo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s