Por Rick Warren

“Sólo en Dios descansa mi alma, de él viene mi esperanza. Sólo él es mi roca y mi salvación; como él es mi refugio, no seré derrotado. Mi gloria y mi salvación vienen de Dios, él es mi protección y mi refugio.” (Salmos 62:5-7 PDT)

Siempre habrá gente en tu vida que te malentienda y gente a la que no le gustes. Siempre habrá gente que te critique, te juzgue, te ataque y divulgue rumores sobre ti.el-pelea2

Cuando eres malentendido, tienes la tendencia a pararte y defenderte. Cuando eres atacado, tu tendencia es contratacar — así como el resto de nosotros. Cuando la gente te critica, quieres criticar también. Cuando la gente te insulta, quieres insultarlos también.

¡No lo hagas! Deja que Dios sea tu defensor. Cada vez que estés bajo ataque, criticado, humillado o malentendido, tienes dos opciones. Puedes defenderte a ti mismo o puedes dejar que Dios te defienda. ¿Cuál elegirás?, ¿Quién crees que puede hacer un mejor trabajo defendiéndote?

Pon atención a esto: Eres más como Cristo cuando no dices nada ante ataques, mentiras y críticas injustas. Eres más como Jesús cuando te mantienes en silencio y lo dejas en las manos de Dios.

Cuando Jesús era insultado, “No respondía cuando lo insultaban ni amenazaba con vengarse cuando sufría. Dejaba su causa en manos de Dios, quien siempre juzga con justicia.” (1 Pedro 2:23 NTV).

Aún ante su injusta condena y persecución, Jesús no se defendió. El confió en Dios para que lo defendiera cuando más importaba y para que cumpliera la justicia final.

En la Biblia, el rey David fue criticado y atacado toda su vida. De hecho la mayoría de su vida la gente quería matarlo porque ellos le tenían celos.

David dijo esto en Salmos 62:5-7: “Sólo en Dios descansa mi alma, de él viene mi esperanza. Sólo él es mi roca y mi salvación; como él es mi refugio, no seré derrotado. Mi gloria y mi salvación vienen de Dios, él es mi protección y mi refugio.” (PDT)

Mucha gente va a estar celosa de tu éxito también, y ellos van a querer atacarte por muchas diferentes razones. Pero, como David, necesitas dejar que Dios sea tu protector, tu Salvador, tu defensor, tu victoria y tu refugio.

Deja que Dios lo maneje. Déjalo ser tu defensor.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son algunas cosas prácticas que puedes hacer en el momento para mantenerte sin hablar o actuar en venganza?
  • ¿Por qué piensas que Dios quiere que nos mantengamos en silencio cuando estamos bajo ataque?, ¿Por qué Él no quiere que tratemos de probar que estamos correctos?
  • ¿Cómo el ataque de alguien sobre tu carácter dice más sobre esa persona que de ti?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s