Cómo Orar con Eficacia

Por Rick Warrenoracion2

“Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las
naciones; pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado.’”
(Nehemías 1:8-9 NTV)

Aquí hay cuatro secretos para una oración contestada, tomados de la vida de Nehemías:

  1. Basa tu petición en el carácter de Dios. Ora de la forma en la que sabes que Dios te responderá: “Espero que respondas esta oración por quién eres. Eres un Dios confiable. Eres un gran Dios. Eres un Dios amoroso. Tú eres un Dios maravilloso. ¡Tú puedes manejar este problema, mi Dios!”
  2. Confiesa los pecados de los que estés consciente. Después de que Nehemías basa su oración en quien es Dios, él confiesa sus pecados. Él dice: “Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés” (Nehemías 1:6b-7 NTV). No era culpa de Nehemías que Israel estuviera en cautividad. Él no había nacido cuando sucedió; probablemente Él fue uno de los nacidos en cautividad. Aun así él se incluyó en el pecado nacional. Él dijo: “Yo también soy parte del problema.”

  3. Apela a la promesa de Dios. Nehemías oraba al Señor diciendo “Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés…” (Nehemías 1:8a NTV). ¿Te puedes imaginar decirle “recuerda” a Dios? Nehemías le recordó a Dios una promesa que Él le había hecho a la nación de Israel. De hecho él oro “Dios, tu nos advertiste a través de Moisés de que si éramos infieles, perderíamos la tierra de Israel. Pero también prometiste que si nos arrepentíamos, nos restituirías la tierra”. ¿Necesita Dios que se le recuerde? No. ¿Ha olvidado sus promesas? No. Entonces ¿Por qué tenemos que hacer esto? Porque nos ayuda a recordar lo que Dios ha prometido.
  4. Sé muy específico en lo que estás pidiendo. Si quieres una respuesta específica a una oración, entonces has peticiones específicas. Si tus oraciones consisten en peticiones generales, ¿Cómo sabrás si fueron contestadas?

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué petición recientemente les has hecho a Dios que no has recibido respuesta?
  • Ora nuevamente por esa petición, y sigue los pasos anteriores. ¿Cómo cambia tu oración?
  • ¿Cuáles son las promesas de Dios a las que necesitas apelar?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s