Haz bien a quienes se Opongan a ti

Por Rick Warren

“¡Amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman. Si alguien te da una bofetada en una mejilla, ofrécele también la otra mejilla. Si alguien te exige el abrigo, ofrécele también la camisa.” (Lucas 6:27b-29 NTV)

Cuando eres perseguido, acosado y enfrentas oposición, debes responder con una bendición.

haz el bienJesús dice en Lucas 6:27-29: “¡Amen a sus enemigos! Hagan bien a quienes los odian. Bendigan a quienes los maldicen. Oren por aquellos que los lastiman. Si alguien te da una bofetada en una mejilla, ofrécele también la otra mejilla. Si alguien te exige el abrigo, ofrécele también la camisa.” (NTV).

¿Quién hace eso? No mucha gente, en realidad. Es lo que distingue a los verdaderos cristianos, porque no es una respuesta natural, popular o fácil.

¡Se necesita mucho valentía para hacer esas cosas! Cualquier tonto puede defenderse. Cualquier cobarde puede tomar represalias. Cualquier idiota puede contestar cualquier cosa. Incluso los loros pueden ser enseñados a maldecir.

Dios quiere que ames a tus enemigos, que hagas bien a los que te odian, que bendigas a los que te maldicen, que ores por aquellos que te hagan daño y que pongas la otra mejilla. ¿Así de fácil? No. Sólo puedes hacerlo estando lleno del amor de Dios. Y es la forma más poderosa de testificar.

En la película “El mayordomo”, muestran a los “Pasajeros de la Libertad” (Freedom Riders), que lucharon contra el racismo en el Sur durante el Movimiento de los Derechos Civiles. Ellos entrenaban a la gente a no tomar represalias cuando eran golpeados, escupidos, maldecidos, empujados o cuando la gente les tiraba comida. Es una poderosa  escena de como tomar una postura no violenta.

Mientras observaba la escena, lágrimas empezaron a rodar por mi cara. Pensé: “Quiero ser esa clase de persona para Jesús. Quiero ser así de valiente. Quiero tener un corazón valiente que no me deje ceder ante lo que está mal, no importando lo que me arrojen. Y quiero responder con amor”.

Cuando te niegas a tomar represalias y por el contrario, respondes en amor en el trabajo o con alguien a quien no le agradas, Dios estará contento. Y serás bendecido.

Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo” (Mateo 5:10-12a).

Jesús pagó el precio por ti. Él dice que hay un precio que pagar por seguirlo a Él. Ser cristiano no te garantiza ser popular en la tierra, pero tu recompensa en el Cielo está garantizada.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué te está costando tu fe?
  • ¿Qué tanto estás dispuesto a sufrir por Jesucristo? ¿De qué manera tu respuesta afecta a la forma en que manejas insultos o desaprobaciones?
  • ¿Por qué respondiendo con amor y no con venganza es la forma más poderosa de ser testigo de Cristo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s