La Injusticia nos muestra que Necesitamos a Jesús

Por Rick Warren

“Dios quiere poner a prueba a los mortales, para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias.” (Eclesiastés 3:18 RVC)

injusticiaOirás esto desde muchos sectores diferentes en estos días: La gente es básicamente buena y generosa. Es su medio ambiente que cambia los corazones de esas personas hacia el mal.

Por desgracia, esa teoría simplemente no cuadra con lo que vemos en la naturaleza humana. Si alguna vez has estado cerca de niños pequeños, ves eso. Ellos nacen con una naturaleza egoísta. Frases como: “¡Dame de comer! ¡Cuídame! Yo soy el centro de atención” son la regla y no la excepción.

La injusticia humana en todo el mundo y en nuestras propias comunidades también rompe cualquier idea errónea que podamos tener de que los seres humanos son básicamente buenos. Cuando todo depende de nuestros propios designios, oprimimos a otras personas, acumulamos nuestra comida, y por lo general pensamos en nosotros mismos mucho más que en cualquier otra persona.

Es como si Dios mirara la humanidad que creó y diga: “Bueno, tú piensas que eres esencialmente bueno. ¿Crees que la naturaleza humana es básicamente egoísta? Voy a dar un paso atrás y dejar que la naturaleza humana siga su curso en el mundo. Te mostraremos lo que sucede cuando Dios no está en el cuadro”. ¿Quieres saber lo que parece? Sólo toma un periódico y lee las noticias.

Lo que hay de cierto en los niños y la sociedad en general es también verdad en nuestras vidas hoyen día. Tú y yo somos tratados injustamente todo el tiempo. Pero aquí hay un secreto que puedes no haber considerado: Tú también tratas a las personas injustamente de vez en cuando.

Nuestra inclinación a tratarnos injustamente unos a otros no sorprende a Dios. De hecho, Él está utilizando la injusticia para mostrarnos algo más.

La Biblia dice: “Dios quiere poner a prueba a los mortales, para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias.” (Eclesiastés 3:18 RVC).

La realidad es, que sin Dios en la situación, la gente se maltrata el uno al otro. Ese es el corazón de toda la injusticia y la infamia en el mundo – desde los dictadores despóticos a la pobreza aplastante a las injusticias simples en nuestros barrios.

Un día Dios juzgará a cada persona en el planeta por las injusticias que cometen contra otros. Porque Dios es justo, tiene que haber consecuencias por la forma en que tratamos a los demás.

Eso significa que necesitamos la misericordia. Todos nosotros hemos sido injustos con los demás de vez en cuando. No sólo somos víctimas de las injusticias; también somos culpables.

Esta injusticia nos muestra que necesitamos a Jesús. Dios no habría tenido necesidad de enviar a su Hijo a morir en la cruz si la gente fuera esencialmente buena. Las enormes injusticias en nuestro mundo dejan claro que los seres humanos no pueden vivir vidas morales por sí solos.

La próxima vez que estés siendo tratado injustamente, que esto sea un recordatorio: Cada persona en este planeta, incluido tú, necesitas a Jesús.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo sueles reaccionar cuando estás siendo tratado injustamente?
  • ¿Qué piensas tú acerca de la declaración, “la próxima vez que tú seas injusto con alguien, es evidencia de cuánto necesita a Jesús”?
  • ¿Cómo ayuda este devocional a contestar la pregunta: “por qué Dios permite que sucedan cosas malas a la gente buena?”
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s