Por Rick Warren

“Que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros.” (Efesios 3:20 NTV)

540x293_20140316_35a9646203db94709daede01f8fe0dbb_jpgLa fe convierte los sueños dados por Dios en realidad. ¡Nada sucede hasta que alguien comienza a soñar!

La Biblia está llena de personas que tenían sueños dados por Dios. Abraham soñaba con ser el padre de una gran nación. Moisés soñaba con liberar al pueblo de Dios. José soñaba con salvar una nación y a su propia familia. A lo largo de las Escrituras, hay todo tipo de personas que eran soñadores inspiradores, como Daniel, Pablo y David.

Efesios 3:20 dice: Que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros.(NTV).

Ahora bien, si alguna vez hubo un versículo que es como un “cheque en blanco” en la Biblia, es ese. Dios puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir. ¿Qué tienes miedo de pedirle a Dios? Él es capaz de hacer mucho más de lo que podrías incluso soñar.

Yo no sé de ti, pero yo soy un gran soñador. Puedo pensar en algunos sueños grandes que he tenido en mi vida. Dios me dice: “Warren, piensa en la cosa más grande que jamás podrías soñar; lo más grande que crees que podrías hacer en tu vida. Adivina qué. Puedo superar eso.

Si llegaran a haber lágrimas en el Cielo, sería simplemente por llegar allí y darnos cuenta de todas las cosas que pudimos haber hecho si le hubiéramos creído a Dios un poquito más. ¡Para mí eso sería el infierno! Para mí sería un infierno si me mostraran todo lo que podría haber logrado y alcanzar a ser como esposo, como padre y como pastor, si yo solo le hubiera creído a Dios un poco más.

Pero no hay lágrimas en el cielo, y Dios te da todo lo que necesitas en este momento para llevar a cabo lo que Él ha planeado para ti. Quiero desafiarte a soñar en grande sobre tus relaciones, tu matrimonio, tu familia y tu carrera. Tu fe puede convertir esos sueños en realidad, porque Dios puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo sabes si tus sueños son de Dios?
  • ¿Qué significa prácticamente aplicar la fe a tus sueños?
  • ¿Por qué no todos nuestros sueños se convierten en realidad?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s