¿Es tu Sueño o el Sueño de Dios?

Por Rick Warren

“Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás; pero si entregas tu vida por mi causa y por causa de la Buena Noticia, la salvarás.” (Marcos 8:35 NTV)

¿Cómo sabes si tú estás viviendo tu sueño o el sueño de Dios?

Tú puedes pensar que fuiste creado para levantarte, ir a trabajar, volver a casa, ver la televisión, e ir a la cama, para hacer un poco de dinero, retirarte, y morir. ¿En serio? ¿Crees que eso es todo para lo que Dios te ha puesto aquí?

Si tu sueño es verdaderamente de Dios, de alguna manera se conectará a su Iglesia y su plan para el mundo. ¿Por qué Dios te dará un sueño egocéntrico, ajeno a lo que Él quiere hacer en el mundo? Él quiere usarte para su sueño. Él quiere usarte para su plan.

¿Y cuál es el plan supremo de Dios? Dios está construyendo una familia, y está recogiendo los familiares de cada nación, cada tribu, cada lengua y cada grupo de personas. Cuando entren todos los que Él sabe que van a ser parte de la familia, vendrá la conclusión. Entonces pasamos a la segunda fase, que es la eternidad. Ese es el gran plan de Dios.

Justo antes de que Jesús regresara al cielo después de la resurrección, dio a los discípulos una gran visión, un gran sueño. Se llama la Gran Comisión:Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo”. (Mateo 28:19-20 NVI).

La Gran Comisión es tu comisión. Han pasado 2.000 años de Dios construyendo su familia por lo que ahora hay 2.3 millones de personas en la ella. La Iglesia es más grande que las poblaciones de China e India juntas. Es más grande que cualquier otra cosa en este planeta. ¿Por qué? Porque Dios la creó. Es el gran propósito de la historia.

Y cuando Dios te da un sueño para tu vida, de alguna manera va a estar conectado a su plan supremo, el crecimiento de su Iglesia y su Reino, y la construcción de su familia hasta el día en que se complete y vayamos al cielo.

No fuiste puesto aquí en la Tierra para vivir para ti mismo. Pídele a Dios que te de su sueño para tu vida, para que puedas ser parte de la historia más grande, la mejor, y la más importante.

Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás; pero si entregas tu vida por mi causa y por causa de la Buena Noticia, la salvarás” (Marcos 8:35 NTV).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son los sueños para tu vida?
  • ¿Cómo van tus sueños a contribuir al crecimiento del Reino de Dios en la Tierra?
  • ¿Por qué es importante tener metas?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s