¿Qué hacen las Promesas de Dios cuando das?

Por Rick Warren

dar-y-recibir3“Den a los demás y ustedes también recibirán. Se les dará una cantidad mayor a la que puedan contener en su regazo, aunque se la haya agitado y apretado al máximo, siempre se rebosará. Porque con la misma medida que ustedes midan a los demás, Dios los volverá a medir a ustedes.” (Lucas 6:38 PDT)

Para cosechar en grande, debes sembrar generosamente en fe.

Mi esposa Kay y yo hemos hecho esto cientos y cientos de veces. Entregamos el  91% de nuestros ingresos y vivimos con el 9%. Hemos incrementado desde que empezamos con el 10% hace 40 años. Soy un ejemplo del hecho que no puedes ganarle a Dios cuando se trata de dar. Lo he intentado durante 40 años y cada año pierdo.

Para sembrar generosamente en fe, necesitas recordar dos promesas de Jesús. Lucas 6:38 dice: Den a los demás y ustedes también recibirán. Se les dará una cantidad mayor a la que puedan contener en su regazo, aunque se la haya agitado y apretado al máximo, siempre se rebosará. Porque con la misma medida que ustedes midan a los demás, Dios los volverá a medir a ustedes.” (PDT).

De la manera en que das a los demás es la manera en que Dios te dará. Tienes que empezar a ser generoso plantando semillas en esta vida para cosecharlas en la siguiente.

Luego, en Marcos 10:29-30 Jesús da una garantía de todo lo que entregas por su causa. Él dice:  —Les aseguro —respondió Jesús— que todo el que por mi causa y la del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más ahora en este tiempo (casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones); y en la edad venidera, la vida eterna (NVI).

Dios dice que cualquier cosa a que renuncies por Él, todo lo que sacrifiques por su Reino se te devolverá al ciento por uno. ¿Sabes cuánto es el ciento por uno? Eso es 10.000 por ciento de interés. ¿Conoces algún corredor de bolsa que te garantice eso? Sólo Dios y su Hijo pueden hacer eso. Ellos han estado haciendo negocios con gente como tú por 2.000 años.

Estas son las promesas de Dios. Puedes creer en ellas o no. Pero si no crees en las promesas de Dios, tengo que preguntarte esto: ¿Por qué crees que Jesús te salvará y te llevará al cielo? Ese es el mismo Jesús. ¿Por qué algunas personas confían en Dios con su salvación eterna, pero no confían en Dios con sus finanzas? Sólo tiene sentido confiar en él para ambas cosas y sembrar generosamente en fe para que puedas cosechar.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué esperas que Dios te dará? ¿Estás mostrando la misma generosidad aotros?
  • ¿Qué te ha pedido Dios que sacrifiques? ¿Cuál fue tu respuesta?
  • ¿Qué significa reclamar las promesas de Dios?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s