Hábito de la Felicidad: Conoce lo que Vale y lo que no

Por Rick Warren

1428181977kg84n“Todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor.” (Filipenses 3:8 NTV)

Todos los días al levantarte necesitas recordar lo que importa y lo que no. No te distraigas con lo insignificante e intrascendente en la vida.

¿Por qué es importante este hábito? ¿Has notado que fácil es perder tu gozo por pequeñeces? Normalmente, las pequeñas cosas son las que hacen que pierdas tu felicidad. Alguien se te atraviesa en la carretera cuando tratas de doblar, y pierdes tu felicidad. Estás teniendo un mal día o te pones la ropa y no te queda, eso hace que pierdas tu felicidad. Son las cosas pequeñas las que más nos afectan, pero cuando te fijas bien, son cosas sin importancia.

Pablo dice en Filipenses 3:7, “Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho.” (NTV).

¿Qué era lo más importante para ti antes de haber conocer a Jesucristo? ¿El trabajo? ¿La carrera? ¿Hacer dinero? Tal vez era conseguir una cita amorosa. Tal vez era ser popular. Tal vez era tener seguridad o ser famoso.

Pablo dice que todas estas cosas no valen nada cuando se le compara al gozo de conocer a Jesús.

La trampa que quiere impedir que desarrolles este hábito es la cultura popular. Todos los días ves cientos de anuncios publicitarios que dicen, “No vales nada hasta que tengas nuestro producto.” Inclusive en las noticias de la televisión cada tema lo hacen como que si fuera lo más importante del día. ¡Y no lo es! Nada carece de valor tanto como el periódico de ayer. El hecho de que sea urgente e inmediato, no lo hace importante.

Tienes que preguntarte a ti mismo acerca de todo: ¿Cuánto importará esto dentro de 100 años? ¿Cuánto de lo que me preocupa hoy, me importará mañana? Es probable que no llegue a importar mañana, mucho menos en la eternidad. Necesitas vivir a la luz de tu eternidad.

Estados Unidos persigue una vida trivial. Estamos viviendo por cosas que realmente no importan. Así que para vencer la cultura, tienes que enfocarte en lo que es eterno, no en lo que está sucediendo ahora mismo. Cuando vives a la luz de la eternidad, te das cuenta que las cosas pequeñas que te preocupan no tendrán importancia en la eternidad, y en lugar de estresarte, puedes ser una persona más feliz.

“Todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor.” (Filipenses 3:8a). Todos los días, recuerda qué es lo que más importa.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles cosas pequeñas te han estado preocupando y te han robado tu felicidad?
  • ¿Cuáles son algunas maneras en las que puedes volver tu enfoque hacia Dios y mantener una perspectiva eterna?
  • ¿Qué era lo más importante para ti antes de que creyeras en Jesucristo? ¿Cómo te sientes hoy al respecto?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s