Por Rick Warren

“Hagan todo sin quejarse y sin discutir, para que nadie pueda criticarlos.” (Filipenses 2:14-15a NTV)

el-tamac3b1o-de-un-hombre¿Alguna vez te has preocupado y luchado por pequeñeces? Claro que sí. ¡Todos lo hacemos! Es un hábito difícil de romper porque somos negativos por naturaleza. Desde Adán y Eva, hemos estado usando mucho las excusas y las acusaciones. Nos excusamos de nuestros propios errores y luego acusamos a otros por sus errores – y más. Nos cubrimos y exponemos a los demás. Culpamos a otros por los problemas en nuestras vidas.

Filipenses 2:14-15a dice esto: “Hagan todo sin quejarse y sin discutir, para que nadie pueda criticarlos” (NTV). Eso puede ser uno de los versículos más difíciles en la Biblia. ¿Estás de acuerdo?

Hay cuatro tipos de personas quejosas que me encuentro todo el tiempo.

En primer lugar están los llorones. Tú puedes levantarte por la mañana y decir: “¡Buenos días, Señor!”, pero los llorones escogen decir: “¡Ay Dios mío, ya es de mañana!”

En segundo lugar están los mártires. Su expresión favorita es: “¡Nadie me aprecia!” Son profesionales en hacer que le cojan pena. Ellos se disgustan y se quejan cuando no se salen con la suya.

En tercer lugar están los cínicos. Su actitud es: “¿Por qué molestarse? De todos modos nada va a cambiar.” Ellos lo envenenan todo.

En cuarto lugar están los perfeccionistas. Nunca nada es lo suficientemente bueno para estos quejosos. Su frase favorita es: “¿y tú estás creyendo en eso?”

Para mí, el versículo más espantoso en la Biblia es Mateo 12:36: Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado (NVI).

Eso debe darle escalofríos a tu espina dorsal. ¿Cuántas veces te has quejado, te quejaste, o discutiste acerca de algo que simplemente no era significante? No sudes por pequeñeces.

En cambio, “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:18).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿De qué te quejas constantemente en tu vida? ¿Considerarías esas cosas como “pequeñeces”? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Cómo “palabras ociosas” (Mateo 12:36) reflejan un enfoque en las cosas pequeñas en la vida?
  • ¿Cómo crees que esa queja hace algo que es difícil parecer aún peor?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s