Por Rick Warren

“Quiero que sepan que todo lo que me ha sucedido en este lugar ha servido para difundir la Buena Noticia.” (Filipenses 1:12 NTV)

desde-la-perspectiva-de-dios-1-728Si quieres ser una persona feliz, debes mirar cada problema desde el punto de vista de Dios. Las personas felices tienen una perspectiva más amplia. Ven el cuadro completo. Cuando no ves las cosas desde el punto de vista de Dios, te desanimas, te frustras, y no eres feliz.

No importa lo que esté pasando en tu vida —lo bueno, lo malo, y lo feo—, Dios  está llevando a cabo un plan. Pablo sabía esto. Él dice en Filipenses 1:12, “Quiero que sepan que todo lo que me ha sucedido en este lugar ha servido para difundir la Buena Noticia” (NTV).

Desde el momento en que Pablo se convirtió a Cristo en el camino a Damasco, tuvo un gran sueño: predicar en Roma, el centro del universo en aquel entonces. Su sueño era predicar el Evangelio en la ciudad más importante del mundo.

Pero Dios tenía otra idea. En vez de enviar a Pablo a Roma para predicar en cruzadas, lo hizo un prisionero del César, que era Nerón en aquel tiempo. Nerón era todo lo vil y perverso que se pueda llegar.

Como un prisionero real, Pablo estuvo encadenado a un integrante de la guardia real 24 horas al día durante dos años, y el guardia era cambiado cada cuatro horas. En esos dos años que pasó encarcelado, Pablo testificó a 4.380 guardias. ¿Quién era el verdadero prisionero aquí? ¿Quién tenía la audiencia cautiva?

Este no fue el plan de Pablo, sino el plan de Dios. Y sabemos que por lo menos tuvo dos resultados seguros.

Filipenses 4 dice que en ese plazo de dos años, hasta hubo miembros de la propia familia de Nerón que se convirtieron a Cristo debido al testimonio de Pablo en la corte real de Roma.

En segundo lugar, es un poco difícil lograr que un tipo como Pablo deje de moverse. En la prisión, él estaba forzado a permanecer quieto y, como resultado, escribió la mayor parte del Nuevo Testamento. Me pregunto qué tuvo un impacto mayor: su predicación en el Coliseo o los libros que escribió, como Romanos, Primera y Segunda de Corintios, Gálatas, Efesios, Filipenses y Colosenses. Estos siete libros han revelado a Jesús a millones de personas a lo largo de los siglos.

Pablo supo que Dios tenía un plan mayor, y pudo estar feliz porque vio lo que el Señor estaba haciendo a través de su problema.

Cada vez que tengas un problema que te amenace y sientas que comienzas a hundirte, debes hacer lo que Pablo hizo: aprender a mirarlo desde el punto de vista de Dios. Pregunta, “¿Qué es lo que Dios está haciendo aquí? ¿Cuál es el cuadro completo? ¿Cuál es la perspectiva más amplia?” Entonces serás capaz de enfrentar en fe tu problema.

Reflexiona sobre esto:

  • Piensa en un problema que te haya desanimado. ¿En qué forma cambiaría tu desánimo si lo miras desde la perspectiva más amplia de Dios?
  • ¿Cómo has visto obrar a Dios en tu pasado en medio de una situación difícil?
  • ¿Por qué crees que Dios te está permitiendo atravesar un tiempo difícil?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s