Por Rick Warren

184131stockphotofamiliaparientesconversacionjugarhumanosamistadinfancia“Estén siempre de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Vivan en armonía, pensando y sintiendo de la misma manera.” (1 Corintios 1:10 DHH)

Una habilidad que parece que ya no se enseña en la escuela es cómo trabajar bien con los demás. Pero es una de las habilidades más importantes que necesitas aprender para ser una persona feliz.

Si no trabajas bien con otras personas, vas a ser infeliz gran parte de tu vida.

¿Qué necesitas aprender para poder trabajar bien con otras personas?

En primer lugar, debes aprender a cooperar con los demás.

Epafrodito fue un hombre que la iglesia de Filipos envió a Roma con un regalo de apoyo financiero a Pablo mientras estaba en prisión. Filipenses 2:25 dice,“Creo que es necesario enviarles de vuelta a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de lucha, a quien ustedes han enviado para atenderme en mis necesidades.” (NVI).

Llamando a Epafrodito hermano, compañero de trabajo, y compañero de milicia, Pablo estaba diciendo que la vida y el ministerio son una familia, una asociación, y una lucha.

La iglesia es la familia de Dios. Somos hermanos y hermanas de las personas con las que ministramos y adoramos, y debemos tratarlos como tales. Es también una asociación, en la que trabajamos y servimos juntos con un objetivo común – la Gran Comisión.

También están en la misma lucha contra Satanás, y necesitan apoyarse mutuamente. Necesitan defenderse y animarse entre sí.

El mejor lugar para aprender a cooperar con los demás es la iglesia.

En segundo lugar, tienes que aprender a ser considerado.

Pablo está hablando de nuevo de Epafrodito en Filipenses 2:26 cuando dice, “Él los extraña mucho a todos y está afligido porque ustedes se enteraron de que estaba enfermo.” (NVI).

Observa que hay dos ejemplos de consideración. Pablo es considerado sobre la nostalgia de su compañero de trabajo, y Epafrodito es considerado sobre la preocupación de los filipenses.

Esta es una clave de la felicidad. Entre más considerado aprendas a ser sobre las necesidades, dudas y temores de la gente, más feliz serás. Si eres desconsiderado vas a tener un matrimonio infeliz.

La Biblia dice en 1 Corintios 1:10, “Estén siempre de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Vivan en armonía, pensando y sintiendo de la misma manera.” (DHH)

Ninguno de nosotros es por naturaleza una persona considerada, porque tendemos a pensar primero en nosotros mismos y no en las necesidades de los demás. “Cultivar una vida en común” requiere trabajo, y aprender a llevarse bien y trabajar bien con los demás requiere práctica. Como un jardín que requiere el cultivo para dar sus frutos, verás cómo tu esfuerzo produce el fruto de la felicidad y relaciones sólidas.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Por qué a veces es tan difícil llevarse bien o trabajar bien con personas que forman parte de la iglesia y con los que ministras?
  • ¿Qué nuevas prácticas puedes adoptar para cultivar la cooperación y la consideración entre tu grupo de ministerio o compañeros de trabajo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s