Por Rick Warren

“Cuando Dios los salvó, en realidad los compró, y el precio que pagó por ustedes fue muy alto. Por eso deben dedicar su cuerpo a honrar y agradar a Dios.” (1 Corintios  6:20 TLA)

7c1791337393880Hay una sorprendente paradoja de la gracia de Dios. Es totalmente gratuita, para todos los que vienen a Jesús en fe. Sin embargo, la gracia de Dios es el regalo más costoso que alguna vez recibimos.

Le costó la vida al Hijo de Dios.

Así que a la luz de lo que Jesús ha hecho por nosotros, ¿cómo debemos responder? Debemos estar agradecidos. Una manera en que podemos mostrar nuestro agradecimiento a Dios es haciendo que nuestras vidas cuenten.

Realmente no se puede entender la gracia de Dios y el precio que pagó, para que esté disponible para ti, mientras vivas como quieras, haciendo caso omiso de las órdenes de Jesús o desperdiciando tu vida en cosas que no tienen importancia. La Biblia lo dice así: “Cuando Dios los salvó, en realidad los compró, y el precio que pagó por ustedes fue muy alto. Por eso deben dedicar su cuerpo a honrar y agradar a Dios.” (1 Corintios  6:20 TLA)

Después del intento fallido de asesinato contra el presidente Ronald recuerdo que dijo: “Tengo un nuevo sentido de la vida, de que me salvé para un propósito y que todo mi tiempo le pertenecía a Dios después de eso.”

Todos debemos tener el mismo sentido de propósito. Por lo que Jesús hizo por nosotros en la cruz, somos salvos por una razón: para que nuestras vidas hagan una diferencia. Jesús no murió en la cruz para que pudiéramos seguir viviendo a nuestro antojo. Él nos hizo con un propósito – y nos ha redimido para un propósito. Él quiere que cumplamos con ese propósito.

La Biblia dice en 1 Pedro 4:10, “Cada uno ponga al servicio de los demás el don que haya recibido, administrando fielmente la gracia de Dios en sus diversas formas.” (NVI) Se te han dado dones espirituales, habilidades, educación y relaciones por una razón – para ayudar a otras personas y hablarles de Jesús.

Dios te salvó, así que Él puede usarte.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo has visto a otras personas derrochar sus dones?
  • ¿Eres consciente de que podrías estar derrochando tus dones? Habla con Dios acerca de lo que Él quiere que hagas. Él te ha dado dones por una razón.
  • ¿Cuáles son algunos dones espirituales y talentos que Dios te ha dado, que puedes utilizar para ayudar a los demás?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s