Por Rick Warren

1 Corintios 1-3“Por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” (Efesios 2:8-9 NVI)

No se puede ganar la gracia. No se puede trabajar por ella. Tú no te la mereces.

La Biblia enseña que, “Por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte.” (Efesios 2:8-9 NVI).

Sólo puedes recibir la gracia por fe. ¡Es una buena noticia! Esa es una razón para celebrar.

La Biblia está llena de historias que ilustran la gracia de Dios. Tal vez la más conocida de esas historias es la del hijo pródigo en Lucas 15. Como recordarás, el padre de esta historia tiene dos hijos. Un día, el menor de ellos dice: “Papá, estoy decidido. Quiero la mitad de mi herencia familiar en este momento, así me puedo ir.” Así que él toma la mitad de la herencia familiar y se muda a un país extranjero. Allí el desperdicia su vida en el vino, las mujeres, y fiestas. Al cabo de unos meses, se da cuenta que se ha gastado todo lo que tenía. Él termina con una cubeta en la mano alimentando cerdos. Tirado sobre sus espaldas, él está pensando, “¿qué estoy haciendo aquí? Sé que lo eché todo a perder. Es todo culpa mía, pero los sirvientes de mi padre viven en mejor condición que esto”.

Él decide ir a casa y decirle a su padre: “papá, sé que lo eché todo a perder. Lo admito. Perdí la mitad de la herencia familiar. Yo no merezco ser llamado hijo tuyo. Pero sólo contrátame como sirviente, y voy a trabajar por el resto de mi vida, porque incluso tus sirvientes viven mejor de lo que estoy viviendo ahora”.

Sin embargo, la Biblia dice que el padre le mostró amor y gracia a su hijo. Cuando vio que el hijo volvía a casa desde una larga distancia, corrió a su encuentro con un abrazo de oso gigante. Entonces el padre preparó una fiesta para su hijo descarriado.

Así es como Dios nos responde cuando aceptamos la gracia de Dios. Los ángeles en el cielo tienen una fiesta cada vez que una persona responde a la gracia de Dios.

Cuando aceptamos la gracia de Dios en nuestras vidas, significa que nuestro pasado es perdonado, tenemos un propósito en la vida, y tenemos un hogar eterno en el cielo.

Esas son buenas noticias. ¡Esa es una razón para celebrar!

Puedes aprender más sobre como tener una relación con Jesús a través de la gracia de Dios mirando este video. Hay una guía en la descripción que puedes usar. Déjame saber si hoy hiciste la oración y escríbeme ainformación@saddlebackresources.com para orar por ti y enviarte unos recursos de los primeros pasos en tu crecimiento espiritual.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son algunas maneras en que has tratando de ganar la gracia de Dios a lo largo de tu vida?
  • ¿Cómo celebras tu decisión de seguir a Jesús?
  • A veces nuestra reacción a la historia del hijo pródigo se ve afectada por nuestra propia relación con nuestros padres. ¿Cómo crees que tu reacción ha sido influenciada por la forma en que te relacionas con tus padres?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s