El Cambio requiere de la Comunidad

Por Rick Warren

“Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros.”(Romanos 12:4-5 NTV)

images (2)Tú no harás todos los cambios que necesitas hacer, que quieres hacer, que te encantaría hacer, que planeas hacer, o que deseas hacer por ti mismo. Si pudieras, lo harías. ¡Pero no puedes, así que no lo harás!

La Biblia dice en Romanos 12:4-5, “Así como nuestro cuerpo tiene muchas partes y cada parte tiene una función específica, el cuerpo de Cristo también. Nosotros somos las diversas partes de un solo cuerpo y nos pertenecemos unos a otros” (NTV).

Dios conectó el universo de tal manera que nos necesitamos los unos a los otros. Te necesito, y tú me necesitas. La frase “unos a otros” es usada 58 veces en el Nuevo Testamento: Ámense los unos a los otros, tengan cuidado los unos por los otros, anímense unos a otros, apóyense los unos a los otros, oren los unos por los otros, salúdense los unos a los otros, compartan los unos con los otros. Dios nunca tuvo la intención de que tú fueras por la vida como un llanero solitario. ¡Aún el llanero solitario tenía a Toro! No fuiste diseñado para ir por la vida por tu propia cuenta. Si te casas o no, es irrelevante. Tú necesitas una familia espiritual, y necesitas estar en un grupo pequeño.

Tú me necesitas, y yo te necesito. Necesitas a las personas que están alrededor tuyo. Nos pertenecemos los unos a los otros.

Hay muchos libros de auto ayuda que te dirán que es lo correcto por hacer, pero no te proveerán de dos cosas que la Biblia dice que debes tener: El poder de Dios y la comunidad. Eso es lo que necesitas para en realidad cambiar. El cambio requiere de la comunidad.

En Saddleback, tenemos personas con todo tipo de trasfondo. Hablamos 65 idiomas en nuestra iglesia y tenemos miembros procedentes de diferentes ambientes religiosos, étnicos y nacionalidades.

Pero lo que tenemos en común es nuestro amor por Dios. Eso nos une y nos permite ayudarnos los unos a los otros.

Gálatas 3:28 dice, “En Cristo ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (NVI).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son los cambios que quieres hacer este año en tu vida? ¿Qué metas te has establecido?
  • ¿Cómo el apoyo de la gente cercana a ti te ayudara a lograr esas metas?
  • ¿Qué es lo que te impide aceptar o pedir ayuda de las demás personas?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s