Por Rick Warren

“Sigan unidos a mí, como yo sigo unido a ustedes. Una rama no puede dar uvas de sí misma, si no está unida a la vid; de igual manera, ustedes no pueden dar fruto, si no permanecen unidos a mí.” (Juan 15:4 DHH)

FRUTAS 2Justo antes de que Jesús fuera crucificado, dio instrucciones de último minuto a sus seguidores: “Sigan unidos a mí, como yo sigo unido a ustedes. Una rama no puede dar uvas de sí misma, si no está unida a la vid; de igual manera, ustedes no pueden dar fruto, si no permanecen unidos a mí” (Juan 15:4 DHH).

Jesús dice que estar conectados espiritualmente es como estar unidos a la vid. No serás fructífero y productivo en tu vida si andas por tu cuenta. Tienes que permanecer conectado.

En las plantas, una rama desconectada no puede dar fruto. Cuando tú no tienes el soporte, no sólo comienzas a marchitarte y morir, sino que tampoco eres productivo en tu vida si no estás conectado espiritualmente.

Yo cultivo muchas frutas y vegetales cada primavera. Si yo corto una rama, esa rama no va a producir ningún tomate o ni ninguna otra cosa. Tienen que estar conectadas para poder producir fruto.

¿Qué tipo de fruto debes producir cuando estás conectado al Cuerpo de Cristo? “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio” (Gálatas 5:22-23ª NVI).

Yo no sé de ti, pero a mí me gustaría ser más amoroso, más alegre, tener más paz, sin importar lo que le suceda a la economía. Me gustaría ser más amable con la gente que es malvada conmigo. Me gustaría ser una persona bondadosa. Quiero ser fiel, no infiel. Quiero cumplir mis promesas. Me gustaría ser gentil con la gente que no lo es. Y me gustaría tener más dominio propio.

Eso se llama el fruto del Espíritu, y es evidencia de que estás conectado espiritualmente. Si tú no te ves creciendo en estas cosas, ¿adivina qué? Significa que no estas conectado espiritualmente.

Dios dice que esto es tan importante que no serás fructífero ni productivo en tu vida si tú vas por ahí por tu cuenta. Necesito estar conectado al Cuerpo de Cristo. Tú necesitas estar conectado al Cuerpo de Cristo. Juntos somos simplemente mejores.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuál es la evidencia en tu vida de que estas dando fruto?
  • ¿En cuáles áreas del fruto del espíritu necesitas crecer? ¿Cómo vas a hacerlo?
  • ¿Qué beneficios has testificado en tu vida por estar conectado al Cuerpo de Cristo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s