Por Rick Warren

“El Señor es como un padre con sus hijos, tierno y compasivo con los que le temen” (Salmo 103:13 NVI).

43ea2e0d814e71861226e463f5e47e2cDios es un padre dedicado, amoroso, compasivo. Él te ama más de lo que tú nunca entenderás. Él te ama más de lo que tú nunca podrás comprender. Dios es amor, y él te hizo para amarte. Él es amoroso contigo en todo lo que hace, y su compasión es su cualidad más excepcional. Dios es un padre cariñoso.

La Biblia dice en Salmo 103:13, “El Señor es como un padre con sus hijos, tierno y compasivo con los que le temen.” (NVI). Él se preocupa de todo en tu vida, compasivamente.

La mayoría de los discípulos eran pescadores profesionales. Un día cuando fueron a pescar, Jesús se cansó y se acurrucó en un extremo de la lancha y se fue a dormir. Cuando llegó una tormenta, eso no debió haber molestado a los discípulos. Como pescadores, estaban acostumbrados a las tormentas. Pero esto debe haber sido una grande, porque se asustaron. La lancha se estaba balanceando y girando, y el agua estaba entrando en la lancha. Estaban desesperados y despertaron a Jesús para hacerle una de las preguntas más importantes en la vida: “Señor, ¿no te importa?”

Tú y yo le preguntamos eso a Dios todo el tiempo y de mil maneras: “Dios, ¿has visto el informe del doctor? ¿No te importa? ¿Ves lo destrozado que está mi matrimonio? ¿No te importa? ¿Ves el poco dinero que tenemos en el banco y todas las facturas que tenemos? ¿No te importa? ¿Ves cómo mis hijos están luchando en la escuela? ¿No te importa? Tú conoces este miedo que atormenta mi mente, que parece que no puedo superar. ¿No te importa?”

La respuesta es sí, a Dios le importa. De hecho, le importa más de lo que te importa a ti. Él quiere ayudarte más de lo que te imaginas. Él sabe lo que te ayudará, más que lo que tú lo sabes. Él está consciente y él se preocupa.

“Depositen en él toda su ansiedad, porque él cuida de ustedes.” (1 Pedro 5:7 NVI).

Si tú supieras y sintieras lo mucho que tu Padre celestial compasivamente y constantemente se preocupa, no podrías hacer más que amarlo también. Si tú sientes que Dios está a un millón de millas de distancia, es porque no entiendes la clase de padre cariñoso que realmente es. Entendiendo que este es el primer paso hacia la paz interior.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son las cosas en tu vida que te están preocupando en este momento?
  • ¿Crees que Dios se preocupa por tus inquietudes? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Qué significa “depositar” tu ansiedad en Dios?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s