Dios lo parte, luego lo Multiplica

Por Rick Warren

“Echa tu pan al agua; después de algún tiempo lo encontrarás”
(Eclesiastés 11:1 DHH).

Cualquier cosa que le des a Dios, Él lo multiplica.

multiplica-tus-talentosSi le entregas a Dios tu talento, Él multiplicara tu talento. Si le entregas a Dios tu energía, Él multiplicara tu energía. Si le entregas a Dios tu tiempo, Él multiplicara tu tiempo. Si le entregas a Dios tu dinero, Él multiplicara tu dinero. Si le entregas a Dios tus relaciones personales, Él multiplicara tus relaciones personales. Cualquier cosa que le entregues a Dios, Él lo multiplicará y te lo devolverá.

Eclesiastés 11:1 dice “Echa tu pan al agua; después de algún tiempo lo encontrarás” (DHH).

Hay un milagro en la Biblia que hizo Jesús para enseñar esta verdad. Cinco mil personas siguieron a Jesús en medio del desierto, Él les enseñó todo el día y al final del día, todos estaban con hambre. Los discípulos le dijeron a Jesús que los enviara para sus casas. Pero Jesús en cambio, les dijo a los discípulos que necesitaban alimentar a las personas. Estoy seguro de que se sorprendieron. ¿Qué estaba haciendo Jesús? Él estaba poniendo a prueba la fe de los discípulos. Quería ver si iban a depender de Él para proporcionar lo que necesitaban para alimentar a 5.000 personas.

Dentro de esa enorme multitud, un niño había traído un poco de comida, y en el poco de comida eran cinco panes pequeños y dos pescados secos. El niño trajo su comida a Jesús y le dijo: “Señor, puedes usar esto.”

Jesús tomó el pan y los peces, oró, los partió, los bendijo y los multiplicó. Los partió en trozos y comenzó a alimentar a todo el mundo. ¡Alimentó a todas las 5.000 personas! Había 5.000 testigos de este milagro.

No sólo una pequeña comida pudo alimentar a 5.000; sino que cuando se recogieron todas las sobras, ¡había 12 cestas llenas de peces y panes extra!

Dios siempre te da más de lo necesario, más de lo que esperas, mucho más de lo que puedes imaginar. Jesús tomó lo que el niño le dio. Lo partió, lo bendijo, y lo utilizó.

Eso es lo que Dios hace en tu vida. La parte difícil es la parte de rotura, pero cuando Dios te toma y te parte, entonces te bendice y te utiliza para bendecir a otros.

Reflexiona sobre esto:

• ¿Qué estás dispuesto hoy a entregarle a Dios?
• ¿Por qué es importante someternos a Dios para ser quebrantados?
• ¿Con qué actitud piensas que Dios quiere que des?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s