Por Rick Warren

“Confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados.” (Santiago 5:16a NVI)

Revelar tus sentimientos es empezar a sanar.

es-salmos-de-la-biblia-17484La Biblia dice, “Confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados.” (Santiago 5:16a NVI). Así que permíteme preguntarte: ¿Quieres ser perdonado? Ese es el primer paso. ¿Quieres ser sanado emocionalmente? Eso es diferente.

Si únicamente quieres ser perdonado, solamente confiesa tu pecado a Dios. Pero si quieres superarlo y continuar tu vida, necesitas ser emocionalmente sanado. Significa que necesitas contárselo a alguien más.

Tú dirás, “¿Por qué? ¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué quiere Dios que involucre a alguien más?” Te diré por qué. Porque Dios sabe que la raíz de nuestro problema es de relación. Ni siquiera somos conscientes de ello. Nuestras deterioradas relaciones con otras personas son la raíz de nuestros problemas.

Cuando no tenemos una persona en nuestra vida con quien ser totalmente honestos, usamos máscaras. Pretendemos, aparentamos, y somos deshonestos unos con otros, jugamos y somos hipócritas. Fingimos que tenemos todo bajo control, cuando todos saben que no es así. Actuamos como si todo estuviera bien cuando no lo está.

¿Qué provoca esto? Te aísla de las personas. No permite relacionarte. Y te impide llegar al nivel más profundo de amor. No puedes amar plenamente con culpa en el corazón.

Sólo estás tan enfermo como tus secretos. La realidad es que entre más escondes, más te enfermas. Por otro lado, revelar tus sentimientos es empezar a sanar. Cuando encuentras a alguien en quien confiar y que te escucha y comparte contigo, ¿sabes qué sucede? Descubres que también tienen grandes problemas – frecuentemente los mismos problemas que tú.

Hay algo cuando le cuentas a otra persona que suelta la válvula de presión. Cuando dejas salir al monstruo del armario, de pronto el monstruo ya no es tan grande.

Si quieres ser sanado, debes dejar de disimular. Esa cosa de la que no quieres que nadie se entere, es el área donde Dios quiere darte toda su gracia, misericordia y sanación.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Con quién puedes confesar tus pecados y compartir tus sentimientos?
  • ¿Quién confía en ti para hacer lo mismo?
  • ¿Te consideras bueno para escuchar? ¿Cómo puedes mejorar tu capacidad de escuchar a los demás?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s