Por Rick Warren

“Más valen dos que uno, pues trabajando unidos les va mejor a ambos. Si uno cae, el otro lo levanta. En cambio, al que está solo le va muy mal cuando cae porque no hay quien lo ayude.” (Eclesiastés 4:9-10 PDT).

puedes-cambiar-tu-vida¿Qué tan seriamente estás liberándote de la tentación en tu vida?

Porque si lo estás haciendo, déjame ser muy claro contigo: Nunca lo vas a lograr sin apoyo. Nunca lo vas a hacer tú solo. No vas a tener éxito en cambiarte a ti mismo. Cero.

Pero eso no significa que no hay esperanza para cambiar.

De hecho, una vez entiendas que puedes cambiar por tu cuenta, verás como Dios está trabajando para transformar tu vida y como Él usa otras personas para ayudarte a cambiar.

La verdad es que, Dios nos ha conectado para necesitarnos unos a otros para crecer. Nos necesitamos unos a otros para ser libres de hábitos, complejos y heridas. Necesitas rendir cuentas en tu vida. Lo que menos quieres es lo que más necesitas. Necesitas un amigo que te pida cuentas y necesitas un grupo que te apoye.

La Biblia dice en Eclesiastés 4:9-10, “Más valen dos que uno, pues trabajando unidos les va mejor a ambos. Si uno cae, el otro lo levanta. En cambio, al que está solo le va muy mal cuando cae porque no hay quien lo ayude” (PDT).

Necesitas a alguien en tu vida que te ayude con los hábitos que quieres cambiar. No los vas a cambiar por tu cuenta.

Todo el mundo es tentado. Es un mito que dice que vas a llegar a un punto en tu vida espiritual donde no vas a ser tentado. De hecho, entre más maduro seas, Satanás va a ponerte en su lista de los “más buscados”. Si fuéramos más consistentes en confesar nuestras tentaciones, no tendríamos que confesar pecados.

La Biblia dice, “Hermanos, si alguien es sorprendido en pecado, ustedes que son espirituales deben restaurarlo con una actitud humilde. Pero cuídese cada uno, porque también puede ser tentado. Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas, y así cumplirán la ley de Cristo.” (Gálatas 6:1-2 NVI)

¿Cuál es la ley de Cristo? Amar a tu prójimo como a ti mismo, ¿Cómo amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos? Ayudándonos unos a otros en la tentación. Ayudándonos unos a otros a ser consistentes en las cosas que ellos quieren ser consistentes. Ayudándolos a romper malos hábitos y empezar nuevos hábitos. Esa es la mejor forma que puedes amar a tu prójimo y obedecer la ley de Cristo.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cuáles son las cualidades que buscas en alguien en quien tu confías?
  • ¿Qué cualidades piensas que Dios quiere que busques en alguien para que puedas compartir tus tentaciones?
  • Habla o piensa sobre como podrías aproximarte a alguien que está en pecado y a quien Dios está llevándote para que lo confrontes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s