Por Rick Warren

“Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.”
(Isaías 55:8 NTV)

descargaLa mayoría de nosotros tenemos necesidades en nuestras vidas que deseamos se cumplan. Y muchos de nosotros tratamos de averiguar cómo conseguir que se cumplan. Tú puedes estar buscando por ahí diciendo: “Quizá Dios podría hacerlo de esa manera” o “tal vez podría ayudar a Dios de acuerdo con esto” o “tal vez podría dar una sugerencia por aquí.”

¡Tú estás tratando de manipular a Dios, y así no trabaja!

La fuente de un milagro no será de donde crees que va a venir. Siempre es inesperado.

Dios le dijo a Abraham que iba a tener un hijo, y que el hijo iba a ser el padre de una gran nación. Abraham tenía casi 100 años de edad y tenía problemas para creer en la promesa de Dios. Así que tomó el asunto por sus propias manos y tuvo relaciones sexuales con una mujer que no era su esposa, y tuvieron un hijo llamado Ismael. Pero Dios le dijo: “¡No! Ese no es el que yo te prometí. Ese fue tu plan, no mi plan. Mi plan es que voy a utilizar a tu esposa Sarah y hacer un milagro a través de ella, dándoles el hijo que yo les prometí.

La forma en que deseas satisfacer la necesidad en tu vida no es la manera en que Dios quiere para satisfacer la necesidad en tu vida. Tu manera no es la mejor. La manera de Dios siempre es la mejor.

Si tú pudieras entender a Dios, serías Dios. ¡Pero no lo eres! Déjame darte algo para aliviar el estrés. Repite esto 10 veces: “Dios es Dios, y yo no.” Isaías 55:8 dice: Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse.” (NTV).

La fuente de un milagro siempre viene de una manera inesperada. Pero tú no debes preocuparte. No temas. No trates de entenderlo.

Confía en Dios, y di: “No sé cómo Dios va a hacerlo, pero lo hará.” Si Dios te dice que lo hagas, incluso si no tiene sentido, lo haces. Incluso si vas en la misma dirección o en esa ubicación o para hablar con esa persona que no tiene sentido, sólo tienes que obedecer a Dios y hacer lo que te dice que hagas. Y luego, prepárate para un milagro.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué estás mirando como la fuente de tu esperado milagro? O, ¿hay una persona que estás buscando para eso?
  • ¿Cómo crees que Dios te quiere mostrar tu fe en Él para proporcionarte tu milagro?
  • ¿Qué es lo que Dios te está pidiendo que hagas que no le encuentras sentido, pero que sabes que debes obedecer?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s