Es hora de Redefinir el Fracaso

Por Rick Warren

“Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado.” Proverbios 29:25 (NVI)

aprender-de-los-fracasosLa herramienta favorita de satanás para disminuir tu fe, es el miedo al futuro. Pero no puedes servir a Dios y estar constantemente preocupado sobre lo que otras personas piensan. Tienes que avanzar. Proverbios 29:25 dice “Temer a los hombres resulta una trampa, pero el que confía en el Señor sale bien librado” (NVI).

Así que, ¿Cómo te deshaces del temor al fracaso?

Una forma es redefinir el fracaso. ¿Qué es un fracaso? No alcanzar tu meta no es un fracaso. Fracaso es no tener una meta. Fallar en tu objetivo no es un fracaso. Fracaso es no tener un objetivo. Caer no es un fracaso. Fracaso es rehusarse a levantarse. Nunca tendrás un fracaso hasta que te rindas. Así que, si estás intentando algo para la Gloria de Dios, eso es bueno. Fallar es no intentar y no completar nada. Fallar es fallar en intentar.

Otra forma de deshacerte del temor al fracaso es nunca compararte con nadie. Tú siempre vas a encontrar a alguien que hace mejor tu trabajo, y te vas a desanimar. Y, siempre vas a encontrar a alguien que no hace tan bien el trabajo como tú, y te vas a llenar de orgullo. Ambas cosas arruinarán tu vida. El desánimo y el orgullo evitarán que cumplas el propósito de Dios para tu vida.

La Biblia dice en Gálatas 6:4 “Cada cual examine su propia conducta; y si tiene algo de qué presumir, que no se compare con nadie.” (NVI).

¿Has notado que la Biblia dice que existe el orgullo legítimo? Hay un buen tipo de orgullo y hay un mal orgullo. El mal tipo de orgullo es comparar: “¡Soy mejor que tal y tal!” El buen tipo de orgullo es, “Dios, estoy orgulloso de lo que haces en mi familia, mis negocios, mi vida y mi andar en fe”. Ese es un buen tipo de orgullo.

Cuando llegues al cielo, Dios no te va a decir, “¿Por qué no fuiste más como tal y tal?” Él te va a decir, “¿Por qué no fuiste para lo que yo te hice?”

Deshazte de tu temor al fracaso, porque cualquier cosa que estés haciendo para Dios en fe, es buena cosa, sin importar los resultados.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo tu temor de lo que otros digan, evita que avances en fe?
  • ¿De qué maneras estás usando tus dones y habilidades para trabajar sobre tus metas?
  • ¿Qué fracasos han evitado que persigas tus metas y tus sueños? ¿Qué crees que Dios quiere que aprendas a través de esos contratiempos?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s