Por Rick Warren

“No nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos.” Gálatas 6:9 (NTV)

nada-que-valga-la-penaHay muchas cosas que trabajan para evitar que completemos la misión de nuestras vidas. Por años, he debatido si el peor enemigo es la postergación o el desánimo. Si satán no puede hacer que dejemos de lado la misión de nuestras vidas, entonces intentará hacer que la abandonemos por completo.

El Apóstol Pablo enseña que necesitamos resistir al desánimo: “No nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos” (Gálatas 6:9 NTV)

¿Te has cansado de hacer lo correcto? Creo que todos lo hemos hecho. Algunas veces pareciera más sencillo hacer lo equivocado que lo correcto.

Cuando estamos desanimados, somos inefectivos. Cuando estamos desanimados, trabajamos en contra de nuestra fe.

Cuando estamos desanimados, estamos diciendo, “No se puede hacer”. Eso es exactamente lo opuesto a decir, “Sé que Dios puede hacerlo, porque Él dice…”

Hazte éstas preguntas:

  • ¿Cómo manejas el fracaso?
  • Cuando las cosas no funcionan como quiero, ¿Me enojo?
  • Cuando las cosas no funcionan como quiero, ¿Me frustro?
  • Cuando las cosas no funcionan como quiero, ¿Comienzo a quejarme?
  • ¿Termino lo que inicio?
  • ¿Qué tanta persistencia tengo?

Si estás desanimado, no te rindas sin dar la pelea. Nada que valga la pena se va a hacer sin resistencia y energía.

Cuando un artista crea una escultura, tiene que mantenerse esculpiendo. Él no golpea el cincel con el martillo una sola vez, y de repente toda la piedra excedente se cae revelando una hermosa pieza de arte. Él se mantiene golpeando y golpeando, picando piedra.

Y eso es también aplicable a la vida. Nada que realmente valga la pena va a llegar fácil. Debes seguir golpeando y golpeando, y poco a poco tu vida se convierte en una obra de arte de la gracia de Dios.

El hecho es, que las personas exitosas, son solo personas ordinarias con una cantidad extraordinaria de determinación. Las personas exitosas no saben rendirse.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué revela tu actitud sobre tu fe, cuando enfrentas una situación difícil?
  • ¿En qué has estado listo para rendirte?
  • ¿Cómo puede ayudarte la palabra de Dios a mantenerte? ¿Quién en tu vida puede animarte para que continúes?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s