Por Rick Warren

“Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.” Colosenses 3:13 (NTV)

sad daughter hugging his mother
sad daughter hugging his mother

¿Le muestras gracia a la gente? Es lo que Dios quiere que hagamos, pero no siempre es fácil recordarlo porque a menudo estamos enfocados en nosotros mismos.

A veces es más fácil ser egoísta en lugar de tener gracia. Tú ves al cajero lento en la línea del supermercado como una interrupción de cinco minutos a tu día, en lugar de verlo como alguien que pudiera estar luchando para mantener su trabajo, o que cinco minutos antes recibió la peor noticia de su vida.

Ves al que está luchando en este momento en tu su familia como una carga para ti en lugar de ver su desesperación sobre una situación difícil. Ves la persona que te atravesó en la autopista como la encarnación física de Satanás en lugar de verlo como alguien que está con la necesidad del amor de Dios.

La cuestión es que todos necesitamos del amor de Dios. Es por eso que Jesucristo vino a este mundo. Y mostrar a la gente la gracia de Dios es recordar lo que él ha hecho por nosotros. La mejor manera que Dios nos muestra la gracia es atreves del perdón. Y la mejor manera que él nos pide que mostremos la gracia a otras personas es perdonándolos.

Colosenses 3:13 dice, “Sean comprensivos con las faltas de los demás y perdonen a todo el que los ofenda. Recuerden que el Señor los perdonó a ustedes, así que ustedes deben perdonar a otros.” (NTV).

La gente a menudo me pregunta, “¿Cómo puedo encontrar la fuerza para perdonar? Yo no la tengo en mí.” ¡Yo tampoco la tengo en mí! El único lugar en que he encontrado la fuerza para perdonar es recordando lo mucho que Jesús me ha perdonado. Cuando me acuerdo de eso, entonces me da la fuerza y la gracia para perdonar a los demás.

Un amigo de Clara Barton, fundadora de la Cruz Roja, le recordó una crueldad que alguien le había hecho años atrás. Barton actuó como si ella no lo recordara, y el amigo le preguntó: “¿No te acuerdas?” Su famosa respuesta fue: “No, recuerdo claramente haberlo olvidado.”

¿Qué se necesita para olvidar? Si tú no perdonas, no vas a disfrutar de la visión de Dios para el resto de tu vida, porque el perdón te mantendrá atado en el pasado. Necesitas perdonar por tu propio bien, y lo necesitas para seguir adelante con tu vida. El perdón no está diciendo que lo que alguien hizo fue correcto o que no debe haber consecuencias por lo que pasó. Sólo significa dejar a un lado tu ira y el dolor y entregárselo a Dios para que puedas seguir adelante con el propósito de Dios para tu vida.

Cuando eso parece imposible, cuando te sientes como que no puedes ser amable con alguien, sólo recuerda una cosa: Jesús te perdonó. Recordando la gracia que Dios ha demostrado te dará la fuerza para tener piedad y perdonar a los demás.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo, al perdonar a alguien, afecta a la otra persona? ¿Cómo te afecta a ti?
  • ¿Qué tienes que dejar a un lado para que puedas perdonar y mostrar gracia a alguien con la ayuda de Dios?
  • ¿De qué manera el resentimiento y la amargura te impiden cumplir tu propósito?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s