Por Rick Warren

“Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra.” 2 Timoteo 2:21 (NTV)

Si quieres ser usado por Dios, tienes que purificar tu Corazón.

701098corazon_puroNo tienes que ser una persona perfecta, pero tienes que tener un corazón puro. La Biblia dice en 2 Timoteo 2:21 “Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra.” (NTV).

Dios usa toda clase de personas. Él usa personas tímidas. Él usa personas extrovertidas. El usa personas de diferentes razas, edades, etapas de la vida y antecedentes. Él usa hombres y mujeres. Dios usará vasos simples y vasos de adorno. Él usará vasos grandes y vasos pequeños. Pero hay algo que Dios nunca usará: Él nunca usará vasos sucios. Tú tienes que estar limpio en el interior.

¿Cómo lo haces? ¿Cómo te purificas a ti mismo? Lo haces a través de una simple palabra: confesión. Agustín dijo: “La confesión de malas obras es el comienzo de las buenas obras.” La Biblia dice en 1 Juan 1:9, “Si, reconocemos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos purificará de toda iniquidad.” (BLPH)

La palabra “confesar” en griego es la palabra homologeo. Homo significa “igual”, y logeo significa hablar. Así que homologeo literalmente significa “hablar lo mismo acerca de mi pecado lo que Dios hace”. Esto significa que estás de acuerdo con él. “Dios, tienes razón. No fue un paso en falso. No fue un error. Fue un pecado. Fue un error. “Esto no significa negociar con Dios (” Nunca voy a hacerlo de nuevo “). Esto no quiere decir sobornar a Dios (“Prometo leer la Biblia todos los días, si me perdonas”).

Solo admítelo.

Esto puede parecerte demasiado simple. Puedes decir, “¿Todo lo que tengo que hacer es admitirlo, y Dios me perdona?” ¡Sí!  ¡A esto se le llama gracia!

Esto es lo que te sugiero que hagas si realmente quieres ser usado por Dios: Toma un tiempo esta semana para sentarse con un cuaderno de notas, y di: “Dios, ¿qué hay de malo en mi vida? Muéstrame. Voy a escribirlo, voy a admitirlo y voy a confesarlo. Entonces cuando Dios te dé una idea, la escribes.

¡La primera vez que lo hice, pensé que iba a escribir un libro!  Desde entonces, he hecho esto muchas veces. Has una lista, y luego escribes 1 Juan 1: 9 basándote en este versículo di, “Dios, admito esto ante ti. Esto está mal. No lo quiero en mi vida. “Pide a Dios que limpie tu vida. ¡Dios te perdonará!

Este es el punto de partida para ser usado por Dios. Debes purificar tu corazón

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué necesitas cambiar en tu agenda para que puedas tener tiempo esta semana para escribir tu confesión?
  • Es posible que no seas capaz de escribir a Dios tu confesión todos los días de tu vida, pero ¿Podrás tener patrones saludables que te ayuden hacerlo?
  • ¿Cuál es la diferencia entre un error y un pecado?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s