Has Menos, y Confía más en Dios

Por Rick Warren

tumblr_m96f176h9m1rruikpo1_500

“Fuimos oprimidos y agobiados más allá de nuestra capacidad de aguantar y hasta pensamos que no saldríamos con vida. De hecho, esperábamos morir; pero, como resultado, dejamos de confiar en nosotros mismos y aprendimos a confiar solo en Dios, quien resucita a los muertos.” 2 Corintios 1:8-9 (NTV)

El último paso para obtener más margen en tu vida es hacer menos y confiar más en Dios.

¿Por qué deberías hacerlo? Porque Dios puede hacer más en 20 minutos de lo que tú puedes hacer en 20 años.

Algunos de ustedes han tenido algunas metas y sueños por los cuales han estado luchando, buscando, trabajando, presionando y afanando año tras año tras año, y aun no lo han conseguido. ¿Por qué no te detienes un poquito? Cálmate. Relájate. Confía en Dios. Mira lo que él puede hacer. Él puede hacerlo todo mucho más rápido y mucho mejor de lo que tú puedes hacer.

La única ventaja de ser exigente y estar sobrecargado es que te obliga a confiar en Dios. Te lleva a ponerte de rodillas y te das cuenta de que estás contra la pared, sin fuerza, sin energía.

Una vez que el apóstol Pablo llegó al agotamiento, estaba en Asia, trabajando y sirviendo. Y ya estaba listo para ¡tirar la toalla!

El dice en 2 Corintios 1:8-9: “Fuimos oprimidos y agobiados más allá de nuestra capacidad de aguantar y hasta pensamos que no saldríamos con vida. De hecho, esperábamos morir; pero, como resultado, dejamos de confiar en nosotros mismos y aprendimos a confiar solo en Dios, quien resucita a los muertos” (NTV).

Dios puede hacer lo que tú no puedes hacer. Jesús no dijo “Si estás ocupado, puedes mover montañas.” No dijo “Si trabajas muy duro y te estresas de verdad, puedes mover una montaña.” Dijo que, si tienen fe, pueden mover montañas (Mateo 17:20). Fe, no ocupación, es lo que hace el trabajo.

Entonces, ¿cuál es tu montaña? ¿Cuál es el problema en su vida que necesita moverse? ¡Deja de hacer tanto! Haz menos y confía más en Dios.

Haz conmigo esta oración:

“Padre, he vivido sin margen en mi vida durante tanto tiempo que apenas puedo recordar lo que se siente el no sentir fatiga o presión todo el tiempo. Creo que la fatiga es la manera normal en que supongo tengo que vivir y sentir, pero no lo es. Estoy cansado de estar afanado, tarde y agotado todo el tiempo.

Tengo demasiados hierros en el fuego, y necesito tu ayuda para salir del lío en que he metido. Ayúdame a reconocer y aceptar mis limitaciones. Ayúdame a poner un poco de espacio en mi agenda. Necesito espacio para respirar y tener espacio en mi vida.

Jesucristo, sé que no puedo hacerlo todo, y necesito tu sabiduría para decidir lo que es más importante y lo que debía hacer. No quiero desperdiciar mi vida. Por favor, dame el valor para decir “no” a las cosas equivocadas y “sí” a las cosas correctas. Por encima de todo, ayúdame a confiar en ti. Perdóname por pensar y actuar como si todo dependiera de mí. ¡No es así! ¡Todo depende de ti! Quiero tener más fe en ti y una menor dependencia de mí mismo. Quiero menos estrés y más margen en mi vida. En tu nombre oro. Amén.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s