¿Hay Espacio en tu Posada?

Por Rick Warren

“María dio a luz a su primer hijo, un varón. Lo envolvió en tiras de tela y lo acostó en un pesebre, porque no había alojamiento disponible para ellos.” Lucas 2:7 (NTV)

jose-y-maria-sobre-un-burroNingún día de fiesta en nuestro calendario alcanza tanta publicidad como Navidad. Este mes no puedes prender tu televisor, abrir un sitio web o revisar tu correo electrónico sin escuchar la palabra “Navidad”. Tú ves árboles bellamente decorados por todos lados. Te darás cuenta de un montón de chicos vestidos con barbas blancas en trajes rojo y blanco.

Simplemente no puedes perderte la Navidad como un fenómeno cultural.

Pero te puedes perder el nacimiento de Jesús.

Te puedes perder el punto central de Navidad.

Ese dilema no es sólo un producto de nuestro tiempo. Incluso las personas que estaban vivas durante la primera Navidad – justo a la vuelta de la esquina de Jesús mismo – se perdieron el punto de Navidad. Y lo perdieron por las mismas razones que hoy.

Tomemos al posadero, por ejemplo.

Conoces la historia. En la última semana de su embarazo, María y José tienen que ir a su ciudad natal de Belén. Viven en una ciudad llamada Nazaret y necesitan participar en un censo con el gobierno romano.

Cuando llegan a Belén, María entra en tiempo de parto. Su fuente de agua se rompe. Ella está lista para dar a luz al niño. Y José intenta encontrar un lugar en el Holiday Inn local. El encargado sale y dice: “Lo siento, no hay vacantes. No hay sitio en la posada.

Lucas 2:7 dice así: “María dio a luz a su primer hijo, un varón. Lo envolvió en tiras de tela y lo acostó en un pesebre, porque no había alojamiento disponible para ellos” (NTV).

Piensa en esto desde la perspectiva del posadero. Si no tienes más espacio en tu posada, eso es bueno. Significa que el negocio está en auge. Si tú eres dueño de un motel, tú quieres que se agoten. Muchos de los huéspedes de fuera de la ciudad han vuelto a la ciudad para el censo. Están buscando un lugar para quedarse. Y está todo reservado.

El posadero no tiene ningún espacio para este pequeño bebé o esta mujer embarazada. No sabe a quién está desairando.

El Hijo de Dios podría haber nacido en esa posada. ¡Imagínate el poder de relaciones públicas de eso! Tú podrías poner una señal: “¡Hijo de Dios nacido aquí!” Estaría vendida la capacidad de tu posada por el resto de tu vida.

Dios estaba viniendo a la Tierra en forma humana. Podrías haber sido parte de ella. Pero el posadero se perdió la mayor oportunidad imaginable porque estaba ocupado. Se perdió porque el negocio estaba en auge.

¿Estás demasiado ocupado con tu trabajo para dar cabida a Jesús esta Navidad? ¿Es tu horario, tus planes o tu presupuesto demasiado apretado para dejar a Jesús en esta Navidad?

Al igual que el dueño, tú podrías estar perdiendo la mayor oportunidad de tu vida en esta Navidad. Dios está aquí mismo. Quiere ser parte de tu vida. Dios entrando en la vida de la gente común como tú y yo, y ese es el punto de la Navidad.

Conocer a Dios es la oportunidad de toda una vida. ¡No quieres perdértelo!

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Por qué las personas exitosas como el posadero en esta historia tienden a perder a Dios en sus vidas?
  • ¿Qué te impide liberar tu horario para que puedas concentrarte más en lo que Dios quiere en tu vida?
  • ¿Cuáles son algunas de las cosas que puedes sacar de tu agenda esta temporada navideña para que puedas experimentar más plenamente lo que Dios quiere para ti?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s