Por Rick Warren

“Acérquense al Señor Jesús, quien es la piedra viva, rechazada por los hombres, pero elegida y de mucho valor ante Dios.” 1 Pedro 2:4 (PDT)

maxresdefaultDios dice que no sólo eres aceptado; dice que también eres valioso.

¿Cuánto crees que vales? No estoy hablando de tu patrimonio neto; Estoy hablando de tu autoestima. Nunca confundas tus posesiones de valor con tu valor como persona. Puedes ser rico o pobre, pero eso no tiene nada que ver con tu valor como persona.

Dos cosas determinan el valor en la vida:

  1. El valor es lo que alguien está dispuesto a pagar por algo.
  2. El valor depende de quién ha poseído algo en el pasado.

Basado en estas dos cosas, ¿cuál es tu valor? La Biblia dice: “Ustedes fueron comprados por un precio; no se vuelvan esclavos de nadie.” (1 Corintios 7:23 NVI).

Tú perteneces a Dios, y Jesús pagó con su vida. La Cruz prueba tu valor.

¡Nadie ha pagado nunca un precio mayor que el que Dios pagó por ti! Eres aceptado y valioso.

Pedro utiliza como ejemplo un proyecto de construcción para ilustrar nuestro valor. Dios está construyendo este edificio de piedra que representa a la Iglesia, la familia de Dios, y tú eres una de las piedras. “Acérquense al Señor Jesús, quien es la piedra viva, rechazada por los hombres, pero elegida y de mucho valor ante Dios” (1 Pedro 2:4 PDT). Jesús es la piedra viva. Era perfecto, pero algunas personas todavía lo rechazaban. Algunos de ustedes pueden pensar: “Si pudiera ser perfecto, entonces sería aceptado.” ¡No! Jesús fue perfecto, pero ni siquiera Él fue aceptado por todos. Pero fue elegido por Dios valiosamente.

Dios está construyendo su iglesia, pero no se encuentra en los templos o edificios de la iglesia. Dios vive en las personas, y tú eres su casa espiritual. Pedro dice que eres una piedra viva. Cuando das tu vida a Cristo, te conviertes en un bloque de construcción en el gran plan de Dios.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿De qué manera la comprensión del valor de un cristiano a los ojos de Dios cambia la forma en que se trata a sí mismo y a otros creyentes?
  • ¿Cuál es la evidencia en tu vida que ha captado la libertad que viene de ser rescatado por Jesucristo?
  • Una vez que dejas de tratar de ganar la aprobación de Dios o de cualquier otra persona, ¿cómo puedes gastar esa energía compartiendo este mensaje de aceptación de Dios con otros?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s