Por Rick Warren

“Dejen de decir mentiras. Digamos siempre la verdad a todos porque nosotros somos miembros de un mismo cuerpo” Efesios 4:25 (NTV)

imagesLos cambios perdurables requieren de una comunidad honesta y auténtica. En tu vida necesitas personas que te digan la verdad en amor. Hay ciertas cosas en ti que jamás cambiarán sin la ayuda de otros.

Puede que haya ciertas cosas en tu vida que te avergüencen mucho, sobre las que no quieres hablar con nadie. Pero, ¿te ha servido de algo esta estrategia? Si pudieras cambiar tu vida por tu propia cuenta, ya lo hubieras hecho. ¡Sencillamente, no puedes!

Debes dejar de mentirte a ti mismo. Si quieres cambiar, vas a necesitar la ayuda de otras personas. Necesitarás ser parte de una comunidad auténtica, de absoluta confianza. Por esto es que los grupos pequeños son tan importantes. Pero necesitas más que un grupo pequeño. Necesitas de una persona dentro de ese grupo con la que puedas ser completamente abierto y honesto. No estás obligado a abrirte con todas las personas, pero sí con alguien.

Dios nos diseñó de tal forma que nos necesitemos unos a otros, pero esto significa que no podemos deshacernos de nuestros malos hábitos y complejos personales por nosotros mismos. No puedes hacerlo solo, porque Dios te hizo para que necesites a otras personas.

La Biblia dice: “Dejen de decir mentiras. Digamos siempre la verdad a todos porque nosotros somos miembros de un mismo cuerpo” Efesios 4:25 (NTV). Si eres un creyente, perteneces al cuerpo de Cristo; perteneces a otros creyentes. No fuiste hecho para vivir la vida cristiana a solas: No puedes hacerlo.

Si en serio quieres cambiar tus defectos más profundos y sombríos, debes vencer el temor siendo honesto. Desperdiciamos una enorme cantidad de energía tratando de encubrir nuestros pecados, nuestras heridas, nuestros complejos y nuestros defectos. Si gastas el mismo tiempo siendo honesto con lo que no está bien en tu vida, que lo que desperdicias encubriéndolo, vas a disponer de mucha más energía para lo que está bien en tu vida.

El mayor estorbo para la santidad es nuestro deseo de quedar bien. Una vez que lo superamos, estamos libres de un enorme obstáculo que se interpone entre nosotros y el punto en donde Dios quiere que estemos.

¿Quieres un cambio en tu vida? Ábrete con alguien y sé honesto respecto a tus fracasos y fallas.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Quiénes son las personas con las que honesta y transparentemente puedes discutir tus luchas?
  • ¿Qué podemos aprender acerca de Jesús cuando estamos en una comunidad genuina con otros creyentes? ¿Qué está modelando en el mundo ese tipo de comunidad?
  • “El mayor estorbo para la santidad es nuestro deseo de quedar bien.” ¿Cuán real ha sido esto en tu vida?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s