La Meditación Bíblica te ayuda a Digerir la Palabra de Dios

Por Rick Warren

“Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito.” Josué 1:8 (NVI)

mensajes-biblicos-sobre-la-palabra-de-diosRecuerdo que, al escuchar grandes sermones de enseñanza bíblica profunda, me preguntaba a mí mismo, cómo el maestro encontró todas esas grandes verdades en la Palabra de Dios. Es por eso es que escribí mi primer libro hace 35 años; para ayudar a la gente como yo. Métodos de Estudio Bíblico Personal comparto acerca de 12 métodos de estudio, como el método de resumen de capítulo, el método de tópicos o el método de versículo por versículo.

Uno de mis métodos favoritos de estudio bíblico es, el método devocional. Si tuviera que resumir el método devocional en una sola palabra, sería “meditar”. Para muchos, la palabra “meditar” es una palabra mala, la asocian con religiones del oriente o de la Nueva Era. Algunos cristianos piensan que la meditación representa, gente doblándose como un ocho y contemplar al aire sin hacer nada.

Esto puede ser la meditación oriental o budista, pero no es meditación cristiana. La Biblia usa la palabra “meditar” 29 veces en la Nueva Versión Internacional para describir la vida devocional de un creyente. Dios quiere que meditemos.

Él nos promete que, si meditamos en las Escrituras, Él nos bendecirá. Josué 1:8 dice: “Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito” (NVI).

Así que, según Dios, tienes que meditar en su Palabra si quieres tener éxito.

Entonces ¿Cómo lo haces? Busca un sinónimo de “meditación” y encontraras entre ellos la palabra “rumiar”. Es probable que no sepas el significado de la palabra, a menos que seas un agricultor. Rumiar es lo que una vaca hace al masticar por segunda vez, devolviéndolo a la boca, el alimento que ya estuvo en el estómago, ella lo mastica una y otra vez en su boca.

Esto es similar a cómo meditas en la Escritura. Las vacas comen la hierba, la mastican y la envían a sus estómagos con bastante rapidez. Allí se encuentra en el estómago, absorbiendo todos esos ácidos y jugos gástricos. Luego, al cabo de un rato, la vaca lo regurgita de nuevo con un sabor diferente, mastica esa y otra hierba y repite todo el proceso una y otra vez. Las vacas hacen esta varias veces para poder extraer cada onza de nutrición de la hierba.

La meditación bíblica es algo así; es como asimilar los nutrientes. Dios quiere que extraigamos cada onza de nutrición espiritual de su Palabra. Quiere que la mastiquemos, la asimilemos y luego la mastiquemos un poco más.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Tienes un lugar, tiempo o proceso para pasar tiempo a solas con Dios? ¿Cómo puede la meditación mejorar tu tiempo con Dios?
  • ¿Qué distracciones necesitas eliminar para poder meditar en la Palabra de Dios?
  • ¿Qué significa para ti ser “próspero” o “exitoso”? ¿Qué crees que Dios considera ser éxito?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s