Necesitas Comida Espiritual para la Fuerza Espiritual

Por Rick Warren

“Recurran al poder del Señor, busquen constantemente su presencia.”(1 Crónicas 16:11 (BLPH)

postal-9561Al igual que necesitas alimento físico para tu fortaleza física, necesitas alimento espiritual para tu fuerza espiritual. La Biblia se describe como alimento espiritual -el agua, leche, pan y carne de nuestras vidas espirituales. Es todo lo que necesitas como sustento.

Si fueras un contratista de construcción, no considerarías enviar a trabajar a un joven que no ha comido nada en dos semanas. Si fueras un comandante del ejército, no enviarías a un soldado a la batalla que no ha comido en un mes. ¿Cierto? Necesitamos alimentarnos para tener la fuerza y cumplir las tareas a las que nos enfrentaremos.

No vas a tener mucho éxito en ganar batallas espirituales a la que te enfrentes si estás hambriento hasta la muerte. Esa es la razón por la que necesitamos alimentarnos de la Palabra de Dios.

A diferencia del alimento físico, cuando me alimento de la Palabra de Dios, quiero seguir alimentándome. Entre más pruebo y veo lo bueno que es Dios, más quiero.

La Biblia dice en colosenses 3:16 “Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza” (NVI). Pablo nos está diciendo que permitamos que la Biblia habite en nuestras vidas de una manera rica, profunda y entregada.

Entonces, ¿cómo nos alimentamos de la palabra de Dios y permitimos que eso suceda?

  • Recibe la Palabra con tus oídos. Ve a la iglesia y escucha lo que se está predicando de la palabra de Dios.
  • Lee la Palabra con tus ojos. Tener una Biblia en tu casa no va a bendecir tu vida. Tienes que tener la Biblia en tu corazón.
  • Indaga en la Palabra con tus manos y boca. Cuando estudies la Palabra de Dios, ten un lápiz a la mano. Escribe lo que Dios te enseñe. Habla sobre lo que has descubierto con otros creyentes en el entorno de un grupo pequeño.
  • Medita la Palabra de Dios con tu mente. Piensa y medita en la palabra de Dios.
  • Recuerda la Palabra de Dios con tu corazón. Difícilmente tienes una Biblia contigo cuando la necesitas. Memoriza la Palabra de Dios.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué cambios necesitas hacer en tu vida para que seas nutrido espiritualmente?
  • ¿Escribes lo que Dios te enseña? ¿Qué has memorizado de la Escritura?
  • ¿Qué batalla espiritual estás teniendo hoy? ¿Has buscado en la Palabra de Dios tu sustento?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s