Por Rick Warren

“Si alguien se declara a mi favor delante de los hombres, yo también me declararé a favor de él delante de mi Padre que está en el cielo; pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en el cielo.” Mateo 10:32-33 (DHH)

cropped-filosofia2-3d062ff.png

Para vivir con una valentía fuera de lo común y mostrarse del lado de Cristo, debes aprender como tener una perspectiva más clara del mundo – los fundamentos en los que basas tus creencias. Tú también debes comprender la perspectiva no cristiana del mundo que compite por tu devoción cada día. Aquí hay cuatro perspectivas del mundo:

Materialismo: Lo que más importa es el dinero. Los materialistas miden su éxito por su riqueza, pero no trajiste nada a este mundo, y no te llevarás nada de él. Fuiste hecho para más que cosas, Lucas 12:15b dice, “La vida de una persona no depende de la abundancia de sus bienes” (NVI). Las cosas más grandes de la vida no son cosas.

Hedonismo: Cualquier cosa que se sienta bien es bueno. Para los hedonistas, el placer es su dios. Su meta en la vida es estar cómodos y divertirse. Pero la felicidad no es la meta en la vida; la felicidad es producto de llevar a cabo el propósito de tu vida. La santidad trae felicidad. “Los que viven solo para satisfacer los deseos de su propia naturaleza pecaminosa cosecharán, de esa naturaleza, destrucción y muerte; pero los que viven para agradar al Espíritu, del Espíritu, cosecharán vida eterna” (Gálatas 6:8 NTV).

Individualismo: Lo que yo quiero se hace primero. América fue construida sobre un fuerte individualismo, y el día de hoy eso ha evolucionado a una cultura de narcicismo. Pero Dios no te creo para vivir para ti. Si quieres seguir a Cristo, tienes que dejar a un lado tú ambición personal. Romanos 2:8 dice, “Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad recibirán el gran castigo de Dios” (NVI). Dios se opone al egocentrismo porque Dios es amor, y el amor nunca es egoísta.

Política como religión: He hablado en muchas conferencias seculares, y he descubierto esto; La política es la religión de los que no conocen a Dios. No hay nada malo con la política, pero no debe ser tu salvador. “Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo” (Filipenses 3:20 NVI). Debo ser un ciudadano responsable, pero mi mayor lealtad es hacia Dios y no al gobierno.

¿Cuál es el resultado de estas perspectivas del mundo? El desmoronamiento de nuestra cultura, crisis en nuestras escuelas, corrupción en nuestros negocios, caos en nuestro gobierno, iglesias carnales, confusión en nuestras familias, y conflictos en nuestras vidas personales. Cada vez que dejamos de seguir el manual del propietario, nosotros salimos heridos. Verás, nosotros no quebramos las leyes de Dios – ellas nos quiebran a nosotros.

Para contrarrestar estas prevalentes perspectivas del mundo, Dios está llamando cristianos que se alcen su voz a favor de su verdad “en contra la opinión del mundo.” Tú sólo puedes hacer eso cuando tienes un sólido fundamento en la Palabra de Dios y esa valentía poco común que viene de tu relación con Él.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿De qué formas específicas Dios te ha llamado a tomar una postura en contra de la opinión del mundo? ¿Cómo has respondido?
  • ¿Qué puedes hacer para construir un fundamento más fuerte en el cual basar tu perspectiva cristiana del mundo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s