Por Rick Warren

“Ayúdense cuando se encuentren en problemas, pues así estarán cumpliendo la ley de Cristo.” Gálatas 6:2 (PDT)

yo-soy-quien-te-ayuda-cuando-sientes-que-no-puedes-masCuando pasamos por grandes decepciones en la vida, nuestra reacción natural es retraernos y aislarnos. Queremos manejarlo por nuestra propia cuenta. Queremos mantener nuestras pérdidas, fallas y crisis en secreto. Queremos rendirnos. ¡Esta es una idea terrible!

Cuando pasas por decepciones, o crisis o pérdida, es cuando más necesitas a tus amigos. Necesitas aceptar ayuda de otros. Dios no pretende que manejes todo el dolor y el estrés en tu vida por ti mismo. Estamos conectados unos a otros. Nos necesitamos unos a otros. Somos criaturas sociales. La primera cosa que Dios dijo en el Jardín del Edén fue, “No es bueno que el hombre esté solo”. Fuimos hechos para estar relacionados.

Job 6:14 dice, “Al amigo que sufre se le ama, aun cuando no haya sido fiel al Todopoderoso” (DHH).

Habrá tiempos en tu vida cuando estarás en tanto dolor que dirás: “¡Ya no creo en Dios a partir de hoy!” Necesitas tener amigos que estén junto a ti y te digan: “Está bien. Nosotros creeremos en Dios por ti en esto.”

Habrá un tiempo en el que digas, “¡Ya no tengo nada de fe! Estoy lleno de dudas.”. Ahí es cuando necesitas a tus amigos para decirte: “Está bien. Nosotros tendremos fe por ti. Confiaremos en Dios por ti en esto”.

“Ayúdense cuando se encuentren en problemas, pues así estarán cumpliendo la ley de Cristo.” Gálatas 6:2 (PDT). ¿Cuál es la ley de cristo? Es esta: Ama a tu prójimo como a ti mismo. La Biblia nos ordena a ayudarnos mutuamente. Cada vez que ayudas a alguien que está pasando por un tiempo difícil, estas cumpliendo la ley de Cristo.

Intentar manejar tus problemas por ti mismo solo hará que estés más cansado y estresado. Necesitas aceptar la ayuda de otros y permitirles a tus amigos que te acompañen en el camino. Y saber que Dios está contigo durante todo el tiempo. Él está trabajando en tus circunstancias, aún si no puedes verlo trabajar en este punto.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Quién en tu vida te apoya con tus pérdidas y decepciones? ¿Cómo les correspondes a ellos?
  • ¿Qué cosas encuentras más útiles cuando estás en una situación difícil?
  • ¿Cómo puede una congregación proveer el tipo de ayuda que necesitas cuando estás en problemas?
  • ¿Qué podemos aprender sobre Dios también a través del soporte de nuestros amigos que siguen a Jesús?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s