Preocuparse lo Suficiente para Gastar lo que sea Necesario

Por Rick Warren

“Alimenten a los hambrientos y ayuden a los que están en apuros. Entonces su luz resplandecerá desde la oscuridad, y la oscuridad que los rodea será tan radiante como el mediodía. El Señor los guiará continuamente, les dará agua cuando tengan sed y restaurará sus fuerzas. Serán como un huerto bien regado, como un manantial que nunca se seca.” Isaías 58:10-11 (NTV)

14bdf09e59bd8ea71886c04145b1b411Demostrar misericordia comienza con ver la necesidad, compadecerse con el dolor de otros y actuar. El buen samaritano ha modelado toda esta conducta cuando él se detuvo a ayudar al herido. Pero hay un cuarto paso crítico para mostrar misericordia que él también demostró.

Tienes que gastar lo que sea necesario.

Siempre hay un costo para la amabilidad y un sacrificio en el servicio. Mostrar misericordia generalmente requiere un sacrificio de tiempo, energía, dinero o incluso de tu reputación. Por ejemplo, el samaritano llevó al herido a un hotel. Probablemente tenía que caminar una gran distancia, porque puso al hombre en su burro. Cuidó de él durante toda la noche, se encargó de sus necesidades, y luego incluso pagó la factura – el pago por todo. No sólo llamó a las autoridades. Hizo todo lo que pudo para ayudar. ¿Y qué iba a que ganar por su servicio? Nada. Lo hizo por amor. Y esa es la clase de servicio y ministerio que Dios quiere de nosotros.

La misericordia te costará a ti también. Te costará tiempo, dinero o relaciones personales importantes. La misericordia que no cuesta mucho no vale mucho.

Pero Dios promete que cuando ayudas a la gente lastimada, dándoles lo que tienes, Él te bendecirá a cambio. La Biblia dice, “Alimenten a los hambrientos y ayuden a los que están en apuros. Entonces su luz resplandecerá desde la oscuridad, y la oscuridad que los rodea será tan radiante como el mediodía. El Señor los guiará continuamente, les dará agua cuando tengan sed y restaurará sus fuerzas. Serán como un huerto bien regado, como un manantial que nunca se seca.” Isaías 58:10-11 (NTV)

En otras palabras, cualquiera que sea el costo que tu pagues para demostrar misericordia, valdrá la pena.

Puedes contar con eso.

Reflexiona sobre esto:

  • Habla de un ejemplo de alguien que demostró compasión y que esto le costó a esa persona.
  • Cuando consideras ayudar a alguien, ¿cuál es el costo que más te preocupa?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s