Buscar un Sentimiento no es Adoración

Por Rick Warren

“Voy hacia el oriente, pero él no está allí; voy hacia el occidente, pero no puedo encontrarlo. No lo veo en el norte, porque está escondido; miro al sur, pero él está oculto. ‘Sin embargo, él sabe a dónde yo voy.’” Job 23:8-10a (NTV)

hqdefault (1)Ayer vimos que David se quejaba frecuentemente de la aparente ausencia de Dios. Pero la verdad es que Dios realmente no había dejado a David, así como Dios nunca te dejará. Él ha prometido repetidamente: “Nunca te dejaré ni te desampararé”.

Sin embargo, Dios no te ha prometido que siempre sentirás su presencia. De hecho, Dios admite que a veces esconde su rostro de nosotros (ver Isaías 45:15).

Hay momentos en los que parece estar desaparecido en tu vida.

Floyd McClung lo describe de esta manera: “Te despiertas una mañana y todos tus sentimientos espirituales se han ido. Oras, pero no pasa nada. Reprendes al diablo, pero no cambia nada. Pasas por ejercicios espirituales. . .  tienes a tus amigos que oran por ti … confiesas todo pecado que puedas imaginar, y luego vas pidiendo perdón a todos los que conoces. Eres rápido… sin embargo nada todavía. Tú comienzas a preguntarte cuánto tiempo durará esta oscuridad espiritual. ¿Días? ¿Semanas? ¿Meses? ¿Alguna vez terminará?… Se siente como si tus oraciones simplemente rebotan en el techo. En total desesperación, tú gritas: “¿Qué me pasa?”

¡La verdad es que no hay nada malo en ti! Esta es una parte normal de la prueba y crecimiento de tu amistad con Dios. Cada cristiano pasa a través de ella por lo menos una vez y por lo general varias veces. Es doloroso y desconcertante, pero es absolutamente vital para el desarrollo de tu fe.

Saber esto le dio esperanza a Job cuando no podía sentir la presencia de Dios en su vida. Él dijo: “Voy hacia el oriente, pero él no está allí; voy hacia el occidente, pero no puedo encontrarlo. No lo veo en el norte, porque está escondido; miro al sur, pero él está oculto. ‘Sin embargo, él sabe a dónde yo voy” (Job 23:8-10 NTV).

Cuando Dios parece distante, puedes pensar que está enojado contigo o está disciplinándote por algún pecado. De hecho, el pecado nos desconecta de la comunión íntima con Dios. Lloramos al Espíritu de Dios y saciamos nuestra comunión con él por desobediencia, conflicto con otros, ocupación, amistad con el mundo y otros pecados (ver Salmo 51, Efesios 4:29-30, 1 Tesalonicenses 5:19, Jeremías 2:32; 1 Corintios 8:12, Santiago 4:4).

Pero a menudo este sentimiento de abandono o alejamiento de Dios no tiene nada que ver con el pecado. Es una prueba de fe, una que todos debemos afrontar: ¿Seguirás amando, confiando, obedeciendo y adorando a Dios, aun cuando no tengas sentido de su presencia o evidencia visible de su trabajo en tu vida?

El error más común que cometen los cristianos hoy en día es buscar una experiencia en vez de buscar a Dios. Buscan un sentimiento, y si sucede, concluyen que han adorado.

¡Incorrecto! De hecho, Dios frecuentemente elimina nuestros sentimientos para que no dependamos de ellos. Buscar un sentimiento, incluso el sentimiento de cercanía a Cristo, no es adoración.

Reflexiona sobre esto:

  • ¿De qué manera la comprensión de estas verdades acerca de la adoración cambia tu actitud acerca del tiempo de adoración en tu iglesia?
  • ¿Por qué crees que Dios prueba nuestra fe? ¿Qué quieres lograr en tu vida?
  • Si estás experimentando un tiempo en tu vida cuando no sientes la presencia de Dios, ¿cómo elegirás responder?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s