Por Rick Warren

Convencidos por esta ayuda, alabarán a Dios por la respuesta de fe que ustedes dieron al evangelio de Cristo y por la generosa solidaridad mostrada con ellos y con todos.” 2 Corintios 9:13 (BLPH)

el-dar-principio-divino-5-ibe-callao-1-638Las enfermedades del corazón son un grave problema en el mundo occidental. De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades, una de cada cuatro muertes de estadounidenses tiene que ver con enfermedades del corazón.

Sin embargo, la verdad es que la enfermedad espiritual del corazón puede ser mucho más problemática. El mejor y más potente antídoto para la enfermedad espiritual del corazón es dar. Cuando damos, nuestros corazones crecen y se fortalecen.

La Biblia tiene más promesas relacionadas al dar y a la generosidad que respecto a cualquier otro tema. ¿Por qué? Nunca eres más como Dios que cuando das. Dios da. Él es lo que hace. Él es generoso. Todo lo que tienes es un regalo de Dios. No podrías respirar la siguiente vez si Dios no te diera esa posibilidad.

Cada vez que escoges dar generosamente en vez de exhibir lo que tienes, consigues un corazón más grande —y más sano.

Hay solamente dos tipos de personas en la vida: los que toman y los que dan. Los que toman siempre están molestos y tristes. Los que dan, siempre están alegres.

La Biblia dice en Proverbios 11:25 – “El que es generoso prospera” (NVI). De acuerdo a la Biblia, la clave definitiva para la prosperidad no es tu cerebro, tu astucia ni tampoco tus relaciones. La clave final para la prosperidad — el tipo de prosperidad que honra a Dios — es dar generosamente a los demás.

El dar tiene que ver con tu relación con Dios en el pasado, el presente, y el futuro

  • Pasado: Estás agradecido por lo que Dios ha hecho en tu vida.
  • Presente: Mantienes en orden tus prioridades actuales. El dar te recuerda que Dios está primero en tu vida.
  • Futuro: Tu generosidad te recuerda que Dios cuidará de tu futuro.

El ser generoso con lo que tienes le dice al mundo lo que es más importante para ti.

La Biblia dice: Convencidos por esta ayuda, alabarán a Dios por la respuesta de fe que ustedes dieron al evangelio de Cristo y por la generosa solidaridad mostrada con ellos y con todos.” 2 Corintios 9:13 (BLPH)

Entonces, aliméntate bien y ejercítate. Haz lo que tengas que hacer para tener un corazón saludable. Pero no ignores tu corazón espiritual. La Biblia nos dice que todo lo que somos y hacemos mana de nuestro corazón (Proverbios 4:23).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Por qué crees que el dar es tan importante para tu crecimiento espiritual?
  • ¿Qué puede estar entorpeciendo el que des de una manera consistente?
  • ¿Qué creencias ocultas pueden impedir que seas más generoso?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s