La siguiente es un trabajo que propone un modelo sobre educación cristiana.

Propuesta De Modelo Para Educación Cristiana

Antecedentes

Transportándonos al inicio del cristianismo Jesús es nuestro modelo en la filosofía de la educación cristiana. Al iniciar su ministerio seleccionó personas que aunque su trasfondo nos parezca poco idóneo para Jesús lo harán. Estos doce hombres que seleccionó fueron los encargados de transmitir las buenas nuevas de salvación al mundo conocido hasta ese entonces y ese trabajo se ha multiplicado y se ve reflejado en nuestra generación. Jesús nos muestra cómo organizar un ministerio de enseñanza. Jesús inicio con un pequeño grupo de personas, las cuales preparó durante tres años, estos a su vez continuaron enseñando los principios que Jesús les había transmitido y le había visto vivir hasta nuestros días.

Objetivo del Proyecto

Proponer un modelo educativo innovador para la escuela dominical o escuela bíblica en las iglesias.

Fundamentación Conceptual

Vivimos en un mundo cambiante, durante las últimas tres décadas el mundo ha sufrido cambios de manera vertiginosa en aspectos sociales, políticos, educativos, tecnológicos, económicos, religiosos, etc.  Somos parte de la sociedad de la información y el conocimiento que indica la importancia de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su utilización en los procesos económicos.  Resalta la creciente importancia de los procesos educativos y formativos, tanto en su vertiente de educación y formación inicial como a lo largo de la vida. Destaca la creciente importancia de los servicios intensivos en conocimiento y comunicación, que generalmente se denominan trabajo de conocimiento. (OECD 2001 y Reich 1999)

El conocimiento es la integración de experiencia, valores, información y saber hacer, que es la base para la incorporación continua de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción. Para Andreu y Sieber (2000), el conocimiento se caracteriza por ser:

  • Personal, la persona lo origina y en ella reside, lo asimila como resultado de su propia experiencia (es decir, de su propio “hacer”, ya sea físico o intelectual) y lo incorpora a su acervo personal de conocimientos, estando “convencidas” de su significado e implicaciones, articulándolo como un todo organizado que da estructura y significado a sus distintas “piezas”.
  • Utilizable, se puede repetir sin que el conocimiento “se consuma” como ocurre con otros bienes físicos, permite “entender” los fenómenos que las personas perciben (cada una “a su manera”, de acuerdo precisamente con lo que su conocimiento implica en un momento determinado), y también “evaluarlos”, en el sentido de juzgar la utilidad o conveniencia de los mismos para cada una en cada momento.
  • Guía para la acción de las personas, en el sentido de decidir qué hacer en cada momento porque esa acción tiene en general por objetivo mejorar.

Las exigencias del mundo actual van delimitando el tipo de ciudadano que el mundo requiere, en una sociedad cada vez más globalizada y eminentemente demandante se hace necesaria también una reestructuración de un modelo educativo que forme a los miembros de dicha sociedad.

Para Delors (1996) en su informe a la UNESCO de la Comisión internacional sobre la educación para el siglo XXI; conocido como: “Los cuatro pilares de la educación” en La educación encierra un tesoro establece que la educación del siglo XXI se debe basar en cuatro grandes aspectos formativos que sustentan la educación de las personas, los llamados pilares de la educación visualizan una formación de manera integral, es decir, un desarrollo pleno del ser humano basado en cuatro categorías de aprendizaje deseables en todas las personas: Aprender a conocer; Aprender a hacer; Aprender a vivir juntos y Aprender a ser.

El primer pilar: Aprender a conocer, se refiere a las habilidades que debemos desarrollar respecto a la manera en cómo nos acercamos al conocimiento, nuestra manera de investigar y autorregularnos, a identificar cuáles son mis debilidades y fortalezas para poder aprovecharlas; es necesario en la dinámica social actual que las personas aprendamos a investigar temas por nuestra propia cuenta, el aprendizaje autónomo forma parte de las competencias del ciudadano del siglo XXI.

Respecto al segundo pilar denominado Aprender a hacer nos debe quedar claro que si bien los conocimiento teóricos son importantes, lo son de igual forma o más aún las habilidades prácticas que tengamos, el conocimiento no se evidencia hasta que se puede aplicar en una situación concreta, se ve reflejado en lo que podemos construir o crear a partir de él, una persona que cuenta con muchos conocimiento teóricos pero que no los puede llevar a la práctica quedará fuera de la dinámica actual en donde la producción de conocimientos y su aplicación son indispensables para el progreso social.

El tercer pilar: Aprender a vivir juntos, enfatiza que las personas no pueden vivir en soledad y lograr el éxito aislados de los demás, es imperante que se formen redes de colaboración y participación, se reconoce a través de este pilar que el conocimiento y el saber hacer cosas por sí mismos no darán éxito al individuo, implica el que yo como ser pensante y creativo busque siempre el bienestar común, reconocer que el otro forma parte esencial de mí, luego entonces el conocimiento adquiere un carácter social y necesita ser compartido y acompañarse de los valores para la convivencia necesarios para el progreso comunitario.

Por último el pilar del Aprender a ser nos habla del autoconocimiento y valoración del propio sujeto como parte fundamental de la realización personal, se puede ser un sujeto con niveles elevados de conocimiento y habilidades prácticas pero no se aprenderá a vivir en sociedad si no se tiene una valoración interna adecuada que genere un equilibrio entre todos los aspectos que conforman la vida y constitución de la persona misma.

En cualquier sistema de enseñanza estructurado, cada uno de esos cuatro “pilares del conocimiento” debe recibir una atención equivalente a fin de que la educación para el ser humano sea una experiencia global y que dure toda la vida en los planos cognoscitivos y prácticos.

En general, la enseñanza escolar se orienta esencialmente, por no decir que de manera exclusiva, hacia el aprender a conocer y, en menor medida, el aprender a hacer. Las otras dos formas de aprendizajes dependen las más de las veces de circunstancias aleatorias, cuando no se les considera una mera prolongación, de alguna manera natural, de las dos primeras.

Los problemas educacionales que existen hoy y que han existido siempre, es un reflejo de la personalidad de cada individuo adquirida en su cultura, en este caso, los propios alumnos reflejan esa personalidad en el aula de clases donde a su vez se confrontan con otras diversas subculturas.

La UNESCO en el año de 1982, realizó en México la “Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales” en la que la comunidad internacional contribuyo de manera efectiva con la siguiente declaración:

la cultura puede considerarse actualmente como el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias y que la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden.

En un salón de clase existe una diversidad cultural en sus integrantes, esto nos lleva al término asimilación cultural que para Delgado (2015) es la transformación de la identidad de un individuo desde sus propios códigos culturales para absorber, de manera total o parcial, la identidad cultural del lugar donde se encuentre viviendo y estudiando. En el caso del salón de clases es importante conocer cómo se mezcla esa herencia cultural que el individuo posee, con la realidad que se le presenta en ese contexto ajeno a su propia cultura.

En otras palabras los nuevos aprendizajes que se adquieren en la escuela provocan la transformación en áreas particulares de nuestro bagaje cultural.

Educación Cristiana

En Deuteronomio 6:1-9 se les recuerda al pueblo de Dios los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová el Señor les había dado con anterioridad (Dt 6:1). Tanto así, que los vv. 3 y 4 inician con la palabra “Shemá”: “Oye…”/“Escucha…”“Escucha, Israel”. La palabra “escucha” proviene del hebreo “Shemá”, raíz primaria; oír inteligentemente, atender, atentamente, atento, dar oídos, discernir, entender, entendido, escuchar, mirar, obedecer, obediente, de oídas, oído, oír, (poner, prestar) atención, testigo.

El contexto de la educación en el antiguo testamento según Deuteronomio 6:1-9 era la familia. En el seno de la familia se enseñaban las tradiciones que daban al aprendiz el bagaje histórico, así como la instrucción de la conducta ética del pueblo de Dios. Existía una cultura de remembranzas a través de altares, monumentos, festividades o celebraciones y actos de adoración de los hechos realizados por Dios en favor de su pueblo.

En el nuevo testamento vemos a Jesús como maestro. Su propósito fue y es la transformación de vidas para su integración al reino de Dios. Jesús no enseñaba solo para transmitir ideas. Su enseñanza iba más allá ya que ésta causa la transformación radical de la vida de quienes hemos escuchado su mensaje.

La iglesia de Jesucristo es el medio que Dios utiliza para efectuar cambios. Por lo tanto la educación cristiana puede ser usada por Dios para hacer cambios en la sociedad. La educación cristiana toma idea de dos áreas diferentes: teología y educación. A continuación definiremos ambos términos de forma separada y la unión ambos.

La RAE (2015) define teología como:

  1. f. Ciencia que trata de Dios y de sus atributos y perfecciones.

La RAE (2015) define educación como:

  1. f. Acción y efecto de educar.
  2. f. Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.
  3. f. Instrucción por medio de la acción docente.
  4. f. Cortesía, urbanidad

Gonzalo Baez-Camargo en su libro “Principios y Métodos de la Educación Cristiana” nos da la siguiente definición: “La educación cristiana es el proceso por el cual la experiencia, es decir, la vida misma de la persona, se transforma, se desarrolla, enriquece y perfecciona mediante su relación con Dios en Jesucristo”.

De Jesús (2000) define educación cristiana como: “el proceso a través del cual la comunidad de fe se concientiza y transforma, a la luz de su relación con Dios en Jesús como el Cristo, que le llama a vivir el amor, la paz y la justicia consigo mismo, con su prójimo y con el mundo; en antelación del Reinado de Dios”

La educación cristiana es uno de los ministerios esenciales de la iglesia por el que preparamos a los nuevos creyentes en el conocimiento del evangelio. A la vez provoca el crecimiento de los nuevos creyentes en el conocimiento de Dios, de ellos mismos como hijos de Dios, y del propósito de sus vidas en el reino de Dios.

Hebreos 12:28 NVI dice “Así que nosotros, que estamos recibiendo un reino inconmovible, seamos agradecidos. Inspirados por esta gratitud, adoremos a Dios como a él le agrada, con temor reverente”. Si hablamos que somos parte del reino de Dios entonces debemos conocer cuál es la cultura de ese reino En Proverbios 23:7 NVI dice: “porque cuáles son sus pensamientos íntimos, tal es él”. Cuando nosotros somos influenciados por la cultura del reino de Dios entonces comenzaremos a pensar y a vivir como Jesús. En Oseas 4:6a NVI “pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.” Cuando tenemos la verdad de la palabra de Dios en nuestras vidas no seremos llevados por cualquier viento de doctrina o pensamiento que va en contra del conocimiento de Dios de ahí la importancia de la educación cristiana.  Cuando estudiamos, comprendemos y vivimos la cultura del reino de Dios provocaremos su expansión. Quiero terminar esta parte con la siguiente escritura Jeremías 9:24a NVI dice: “Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor”.

Contexto

Durante el siglo pasado, el número de cristianos evangélicos creció de forma explosiva en todo el mundo. Se estima que el 75% de ellos viven en África, Asia o América del Sur y, aunque es imposible saberlo a ciencia cierta, se calcula que hay cerca de 2,2 millones de iglesias evangélicas en todo el mundo.

La iglesia cristiana evangélica en México. Majo Siscar reportera del diario El Universal cometa en un artículo que los cristianos evangélicos con sus diferentes denominaciones y escuelas – protestantes históricos, pentecostales y neo pentecostales entre otros – avanzan a ritmo  frenético. Aunque llevan dos siglos en el país, se consolidaron en los últimos cuarenta años como una alternativa al catolicismo apostólico romano, y solo en entre el 2000 y el 2010 se sumaron más de 3 millones de personas, superando los 8 millones de fieles; aunque en informes no oficiales se dice que son aproximadamente 25 millones.

El pastor Arturo Farela quien es presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice) en la entrevista realizada por Siscar comenta “México ya se cansó de religión, lo que quiere es espiritualidad, experimentar la presencia de Dios. El evangelio no es religión, es una relación con Dios”.

La iglesia evangélica tiene presencia en todo el país, pero una mayor penetración en el estado del sureste – Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Quintana Roo – y del norte – Baja California, Tamaulipas y Chihuahua.

 Análisis de la problemática en el contexto

Gracias a Dios por el crecimiento de las iglesias cristianas evangélicas. Todo crecimiento conlleva retos en su contexto. Habrá métodos, funciones, formas, recursos humanos, económicos, de enseñanza, etc. que sufrirán desajustes o dejarán de ser efectivos debido a las demandas que el crecimiento impone lo cual me lleva a plantear las siguientes áreas de oportunidad.

  • Existe una gran cantidad de iglesias que están siendo edificadas sin el fundamento del evangelio de Jesucristo. Hay mucha enseñanza moral y mucha religiosidad, pero una gran ausencia de la Supremacía de Cristo y de su obra en la vida de la iglesia (miembros de la iglesia).
  • Ausencia de una cultura bíblica de liderazgo. Prevalece en muchos lugares una especie de caciquismo, en donde el pastor asume un papel de señorío absoluto sobre la iglesia. Y esto, combinado con una falta de preparación bíblica, expone a la iglesia a una peligrosa vulnerabilidad. Se estima que el 85% de las iglesias están dirigidas por pastores con poca o ninguna formación teológica y menos del 10% de los pastores tiene una licenciatura en teología.
  • La forma de cómo se maneja las escuelas bíblicas o dominicales con escasa o nula preparación hacia los educandos, al no existir un programa bien organizado para las diferentes edades, todo por no tener personal capacitado para esta tarea.
  • El uso de métodos y técnicas de enseñanza tradicionales ayuda a algunos cuantos pero discrimina a aquellos que tienen diferente forma de aprender.
  • La mayoría de las escuelas bíblicas o dominicales no han innovado en el uso de recursos pedagógicos o didácticos.

Propuesta de solución

Reflexionando sobre la importancia y responsabilidad que implica la enseñanza y  aprendizaje de una sana doctrina se menciona a continuación dos definiciones para una mejor comprensión:

La RAE define doctrina como:

  1. Enseñanza que se da para instrucción de alguien.
  2. Ciencia o sabiduría.
  3. Conjunto de ideas u opiniones religiosas, filosóficas, políticas, etc., sustentadas por una persona o grupo.
  4. La que debe saber el cristiano por razón de sus creencias.

Kevin Halloran (2014) define sana doctrina como: “La enseñanza bíblica y adecuada de verdades teológicas que llevan a la salud espiritual y a vidas transformadas tanto de los individuos como de la iglesia”…

Mi propuesta puede ser controversial para algunos debido a mi atrevimiento de usar el conocimiento natural sobre la educación. Jan Amos Komenský o Comenius  (1632), proponía la enseñanza de todas las materias o saberes como parte de la verdad total de Dios y creo lo mismo.

El cuadro que a continuación se muestra es mi propuesta de educación cristiana básica. Está dirigido para todo creyente. Será el fundamento para el inicio de su desarrollo en el conocimiento de Dios y de su obra redentora a través de su hijo Jesucristo. La idea es crear una cultura del conocimiento de Dios no solo a través de las enseñanzas de media semana y domingo a través de este fundamento del cual se partirá para definir el contenido de los cursos y enseñanzas basados en la necesidad del cuerpo de cristo y bajo la dirección del Espíritu Santo.

Modelo para Educación Cristiana Básica
4 Pilares de la Educación Educación Cristiana
Saber Conocer ●     Evangelismo

●     Discipulado

Saber Hacer ●     Servicio
Saber Ser ·         Identidad

·         Propósito

·         Destino

Saber Convivir ●     Comunión

●     Compañerismo

El siguiente cuadro muestra mi propuesta de modelo de educación para líderes. Un líder cristiano en la actualidad no debe estar ajeno a temas tales como medios de comunicación, gobierno, educación etc. No todos los que formamos parte del cuerpo de cristo vamos a servir de tiempo completo o parcialmente en la iglesia. Habrá miembros del cuerpo de cristo que desarrollan o desarrollarán actividades en diferentes ámbitos de nuestra sociedad, así que un líder no debe ser ignorante del desarrollo profesional, político, académico etc. de los miembros del cuerpo de cristo a los que sirve.

Además la iglesia no puede sostener económicamente a todos, deben surgir alternativas para que los líderes en servicio tengan ingresos. Me refiero a la profesionalización del liderazgo no solo en aspectos ministeriales. Pueden surgir empresas del reino donde puedan desarrollar las habilidades, destrezas y conocimientos que Dios ha dado a cada miembro del liderazgo.

Modelo para Educación Cristiana para líderes
4 Pilares de la Educación Educación Cristiana
Saber Conocer ●     Religión

●     Educación

●     Gobierno

●     Economía

●     Familia

●     Arte y entretenimiento

●     Medios

Saber Hacer ●     Ministerio

●     Educación

●     Medios

●     Economía

●     Familia

●     Arte y entretenimiento

●     Medios

Saber Ser ●    Identidad

●    Propósito

●    Destino

Saber Convivir ●     Comunión

●     Compañerismo

Conclusiones

Existen muchos ensayos y escritos sobre educación cristiana. Desconozco si ellos fueron realmente llevados a la práctica. Mi oración y deseo es que los líderes que Dios ha puesto como cabeza en las iglesias tengan la revelación y el deseo del cambio para que el pueblo de Dios esté preparado para presentar responder a todo el que pida razón de la esperanza que hay en nosotros (1 Pedro 3:15) y que puedan implementar, probar, mejorar la enseñanza del conocimiento de Dios. Sé que es un reto ya que existen limitaciones en recursos: humanos, económicos, de habilidades para llevar a cabo un plan de educación cristiana, y qué decir de  las implicaciones que conlleva. Creo en un Dios todopoderoso y estoy en proceso de conocer aún más a Dios y sé que cualquier estrategia dada por Dios para cualquier fin tendrá algo que es imposible para ella, requerirá de Fe (Heb. 11:6) y oración.

Bibliografía

  1. Elwood , A. Harper. (1994). Explorando la Educación Cristiana. Kansas City: Casa Nazarena de Publicaciones.

Armstrong, H. (2002). Bases de la Educación Cristiana. USA: Casa Bautista de Publicaciones.

Bible Gateway. (01 de 12 de 2015). Obtenido de http://biblegateway.com

Delgado, N. (10 de 12 de 2015). laaldea.8m.net. Obtenido de http://laaldea.8m.net/tema3.htm

institutoalma.org. (8 de 12 de 2015). Obtenido de http://institutoalma.org/CorazonYVida/Edu-L01.html

J, D. (1994). Los cuatro pilares de la educación en la educación encierra un tesoro. México: UNESCO.

Jesús, J. D. (20 de 12 de 2015). receduc.com. Obtenido de http://www.receduc.com/index.php/educacion-cristiana/41-en-busca-de-una-definicion-de-educacion-cristiana

Knight, G. (2002). Filosofía y Educación. Colombia: Asociación Publicadora Interaméricana.

NoticiaCristiana.com. (2015). contralaapostasia.com. Obtenido de http://contralaapostasia.com/2015/11/23/segun-un-estudio-el-85-de-las-iglesias-evangelicas-estan-dirigidas-por-pastores-sin-preparacion-teologica-2/

Real Académia Española. (01 de 12 de 2015). Obtenido de http://www.rae.es/

Siscar, M. (2014). archivo.eluniversal.com.mx. Obtenido de http://archivo.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2014/periodismo-de-investigacion-bajan-catolicos-suben-evangelicos-1005360.html

unesco.org. (6 de 12 de 2015). Obtenido de http://www.unesco.org/new/es/mexico/work-areas/culture/

Vargas, J. (05 de 12 de 2015). eumed.net. Obtenido de http://www.eumed.net/libros-gratis/2007b/301/componentes%20de%20la%20cultura.htm

 

autor: José Rubén Campos Alfaro

email: jrca67@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s