Por Rick Warren

“Dios mío, enséñame a cumplir tus mandamientos, pues obedecerlos me hace feliz; ¡los cumpliré toda mi vida! Aclara mi entendimiento, y los seguiré de todo corazón.” Salmo 119:33-34 (TLA)

Dios sonríe cuando le obedecemos de todo corazón. Eso significa hacer lo que Dios te pide, sin reserva ni duda. No posponer y decir, “Voy a orar por ello”. Hacerlo sin demora. Todo padre sabe que la obediencia tardía, es desobediencia.

Dios no te debe ninguna explicación o razón de todo lo que te pide que hagas El entendimiento puede esperar, pero no así la obediencia. La obediencia instantánea te enseñará más acerca de Dios, que toda una vida de discusiones de la Biblia. En realidad, nunca entenderás algunos mandatos hasta que primero los obedeces. La obediencia abre el entendimiento.

A menudo intentamos ofrecerle a Dios una obediencia parcial. Queremos seleccionar las órdenes que obedecemos. Hacemos una lista de los mandatos que nos agradan y los obedecemos, mientras ignoramos los que nos parecen irrazonables, difíciles, costosos o impopulares. Voy a la Iglesia, pero no diezmo. Voy a leer mi Biblia, pero no voy a perdonar a la persona que me hizo daño. Sin embargo, la obediencia parcial es desobediencia.

La obediencia incondicional se hace con alegría, con entusiasmo. La Biblia dice, “Adoren al Señor con gozo.” (Salmo 100:2ª NTV).

Esta es la actitud de David: “Dios mío, enséñame a cumplir tus mandamientos, pues obedecerlos me hace feliz; ¡los cumpliré toda mi vida! Aclara mi entendimiento, y los seguiré de todo corazón.” (Salmo 119:33-34 TLA)

Santiago, hablando a los cristianos, les dijo: “Dios nos acepta por lo que hacemos, y no sólo por lo que creemos.” (Santiago 2:24 PDT).

La Palabra de Dios es clara sobre que no te puedes ganar tu salvación. Es solo por gracia, no por tu esfuerzo. Pero como hijo de Dios, le puedes dar gozo a tu Padre Celestial, mediante la obediencia. Cualquier acto de obediencia es también un acto de adoración.

¿Por qué es tan agradable para Dios la obediencia? Porque prueba que realmente lo amas. Jesús dijo, “Si me aman, obedezcan mis mandamientos” (Juan 14:15 NTV).

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo puedes discernir cuando Dios te está diciendo que hagas algo?
  • ¿En qué áreas muestras una obediencia parcial a Dios?
  • ¿Cómo cambias tu actitud de obediencia cuando consideras que es un acto de adoración?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s